Un soldado del Regimiento de Infantería Soria 9 salva la vida de una mujer y su hijo

Nunca pudo suponer el soldado José Francisco Gutiérrez Goyes que salir a pasear con su mujer y su hijo por las calles de su barrio iba a convertirse en una misión de alto riesgo; porque de entre todos los viandantes que andaban por la calle Pelayo en Puerto del Rosario (Fuerteventura), fue él quien se atrevió a entrar en un edificio que estaba en llamas y de cuyas ventanas una mujer, que tenía un hijo con síndrome de Down, pedía auxilio.

Un soldado del Regimiento de Infantería Soria 9 salva la vida de una mujer y su hijo
Un soldado del Regimiento de Infantería Soria 9 salva la vida de una mujer y su hijo

 

Merche, la mujer que demandaba socorro, no sabía que los soldados están de servicio las veinticuatro horas del día y que en ese primero de agosto sería el soldado Gutiérrez quien salvaría de las llamas a ella, a su hijo y a todos los demás residentes del bloque de dos plantas que había comenzado a arder.

El soldado, presto, solicitó la ayuda de un vecino, mientras le decía a su mujer que telefoneara al 112. Cuando entró en la vivienda, totalmente envuelta en humo, sacó a la mujer y al niño de la vivienda y se decidió a apagar el fuego del salón, para posteriormente entrar en la cocina, lugar donde se había originado el incendio y luchar contra las llamas hasta conseguir apagarlas, no sin poco esfuerzo e inhalando una gran cantidad de humo.

Una vez cumplida la misión de ese día; “en ese momento es lo que tenía que hacer”, comenta con cierta humildad; el soldado fue trasladado en ambulancia al hospital, donde se le atendió por quemaduras de primer grado e inhalación de humo, permaneciendo ingresado durante veinticuatro horas. “De todo esta experiencia”, cuenta a este Boletín Tierra, “lo más bonito es cuando Merche y su hijo Roberto vienen a verme y me preguntan cómo estoy. Eso es lo que va a durar siempre”.

El Ejército puede estar orgulloso de esos héroes cotidianos que andan entre sus filas como el soldado Ordóñez que salvó la vida de una joven cuando cayó al río Ebro, o el soldado Iglesias que se enfrentó, para salvar la vida de una mujer, a un maltratador que la amenazaba cuchillo en mano, o tantos otros de los que este Boletín Tierra ha dado puntual noticia; a todos ellos se une ahora el soldado Gutiérrez, para demostrar que los militares están de servicio, para lo que se les requiera, las veinticuatro horas del día, vistan o no de uniforme.

La resistencia “de bronce” del soldado Merillas

El soldado Manuel Merillas, perteneciente al Regimiento de Infantería Ligera “Tercio Viejo de Sicilia” nº 67, es un fiel reflejo de los valores de superación y esfuerzo que caracterizan al Ejército de Tierra. Con sólo 23 años, ha conseguido el bronce en la Copa del Mundo Ultra Skyrunning, cuya última prueba —conocida como The Rut— se ha disputado el 13 de septiembre en Montana (Estados Unidos).

En esta carrera, el soldado Merillas logró llegar a meta en el tercer lugar, la misma posición que ha ocupado en la clasificación final de la Copa del Mundo.

El soldado Merillas en la llegada a meta (Foto:EMMOE)
El soldado Merillas en la llegada a meta (Foto:EMMOE)

La Copa del Mundo Skyrunning

La Copa del Mundo de Skyrunning incluye cinco carreras de más de 50 kilómetros de longitud, localizadas en diversos países. En la presente edición fueron seleccionadas las siguientes: la española “Transvulcania”, la francesa Ice Trail Tarentaise, el Trofeo Kima italiano y las estadounidenses Speedgoat y The Rut; todas ellas con desniveles acumulados entre 6.000 y 8.500 metros. La clasificación individual se obtiene sumando las tres mejores puntuaciones obtenidas por cada corredor. Los mejores puestos obtenidos por el soldado Merillas fueron un segundo, un tercer y quinto puesto.

Las carreras de montaña, en sus diferentes modalidades, son pruebas utilizadas habitualmente por los integrantes del Equipo Militar de Esquí para mantener su forma física durante los meses en los que la nieve abandona los Pirineos. El soldado Merillas ha sabido compatibilizar su trabajo con duros entrenamientos diarios, mientras se acercaba el momento de concentrarse con el resto del equipo en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales.

Blog del Ejército de Tierra