OPERACIONES ESPECIALES: MISIÓN IRAQ

Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq

Los equipos operativos del MOE practicaron todo tipo de reacciones armadas, tanto a pie como en vehículo (con los Lince, que son los que tendrán para moverse en Iraq), que les sirvieron para reforzar la instrucción de tiro con fuego real, a nivel individual y con armas colectivas — con los lanzagranadas LAG 40 y C-90, el mortero de comando de 60 mm y la ametralladora de 12,70 mm—, simulando roturas de contacto, incidentes green on blue, acciones de combate en población, patrullas y supuestos de comunicaciones con enlaces vía satélite y con la radio HF.
Los equipos operativos del MOE practicaron todo tipo de reacciones armadas, tanto a pie
como en vehículo (con los Lince, que son los que tendrán para moverse en Iraq), que les
sirvieron para reforzar la instrucción de tiro con fuego real, a nivel individual y con armas
colectivas — con los lanzagranadas LAG 40 y C-90, el mortero de comando de 60 mm y la
ametralladora de 12,70 mm—, simulando roturas de contacto, incidentes green on blue,
acciones de combate en población, patrullas y supuestos de comunicaciones con enlaces
vía satélite y con la radio HF.

El Mando de Operaciones Especiales (MOE) tiene desplegados, desde el 22 de enero en el Baghdad Diplomatic Support Center, una treintena de efectivos. Se trata de un equipo operativo, parte de un equipo de tiradores de precisión y algunos componentes de la sección de Mando y Control. Quedan por incorporarse el resto de equipos, la Plana Mayor de Mando, y por completarse las capacidades de la sección y del equipo de tiradores. Pero la fecha de llegada de todos ellos está condicionada por cuestiones logísticas y, a día de hoy, aún no está fijada.

Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en IraqSin embargo, quienes aguardan en territorio nacional la confirmación del día en que comenzará su misión en Iraq, no desaprovechan el tiempo, y dedican los días de espera a continuar con su preparación. Por ese motivco, han estado una semana de maniobras —del 9 al 13 de febrero— en el Centro de Adiestramiento “Chinchilla”, en Albacete.

Los equipos que se sumarán al que ya está desplegado sacaron el máximo rendimiento a las posibilidades que ofrece este campo de maniobras para poner en práctica muchas de las situaciones que pueden presentarse en zona de operaciones. Porque, a pesar de que la misión no es de combate sino de entrenamiento, la preparación nunca está de más.

En el ejercicio hubo
fuego real con
armas individuales
y colectivas

Para el capitán José M. F., este tipo de cometidos no son una novedad, porque estuvo en Afganistán en el año 2011 como parte de un equipo de mentorización (OMLT). Aquella experiencia le resultó «muy positiva», y reconoce que aprendió mucho. Entre otras cosas, algo del idioma local, el darí. Por eso considera que «los idiomas son muy importantes; no solo saber inglés, sino el propio de la zona, porque mejora la comunicación y facilita el aprendizaje».

Sobre su labor como instructor señala que, como oficial, es algo con lo que está muy familiarizado. «Somos profesores todos, y más en esta unidad —el MOE— en el que dentro de un equipo operativo tenemos de todo y hay que ser muy versátil», subraya.

Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq
Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq

Lo que sí considera que puede cambiar en esta ocasión es el perfil de los alumnos, ya que Iraq es un país «donde todo el mundo sabe de qué va la guerra», pero se muestra prudente y prefiere esperar a estar sobre el terreno antes de valorar el nivel del personal que tendrá que instruir. No obstante, hay que tener en cuenta que los militares iraquíes cuentan con varios centros de formación de Operaciones Especiales, tanto en las Fuerzas Armadas como en la Policía y, por lo tanto, a priori, se imagina que tienen una idea de lo que son las Fuerzas Especiales.

La formación de los
iraquíes puede ser
similar a la que se
realiza con la tropa

 

De hecho, la mayoría de los militares con esta formación son los que se encuentran combatiendo a las tropas del autodenominado Estado Islámico en primera línea y los que están sufriendo mayores bajas. De ahí la necesidad de formar a nuevo personal que sea capaz de relevarles.

Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq
Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq

Cursos liderados por España

Algunos de los cursos que se están organizando de cara a esta preparación van a estar liderados por España, en solitario o en colaboración con algunos de los otros países que también tienen
desplegados militares de Operaciones Especiales; así, el Curso de Comando (básico), el de Tiradores de Precisión (junto a los holandeses), el Curso de Comunicaciones, el de Sanitario de Patrulla o el de Unidades de Policía Especial (con los estadounidenses).

Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq
Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq

Para quien el perfil de esta misión va a ser una novedad es para el capitán Valentín A., jefe del otro equipo operativo que estaba en “Chinchilla”. No obstante, lo afronta con «tranquilidad» y dedica estas jornadas con su gente a repasar «cosas básicas», que serán las que más tengan que practicar durante la misión con los alumnos iraquíes.

Considera que el día a día allí puede ser muy parecido a una jornada en su unidad, salvo por el hecho de que para dar sus instrucciones tendrá que apoyarse en un intérprete local. Una opinión que comparte uno de sus sargentos 1º más veteranos, José Manuel O., que lleva una década en el MOE.

Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq
Los componentes del MOE continúan con actividades de preparación en territorio nacional, mientras aguardan que llegue el día de su incorporación a la misión en Iraq

Su última experiencia en el exterior también fue en Afganistán, pero entonces, en labores de conductor de un Equipo de Desactivación de Explosivos. Ahora el trabajo será muy distinto, pero considera que irá bien, porque los soldados iraquíes «llevan mucho tiempo con fuerzas occidentales».

En breve se reunirán con sus compañeros en Bagdad para realizar su misión en Iraq; entonces rondarán el centenar.

ALFONSO PARDO DE SANTAYANA, GENERAL DE EJÉRCITO

General de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma
General de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma

  La muerte no es el final son palabras que dan comienzo a unos versos que en cada acto militar sirven de homenaje a todos aquellos que dieron su vida por España. Y que la muerte no es el final lo saben bien quienes son herederos de las tradiciones, virtudes y valores que los Ejércitos han ido cuidando y conservando desde que comenzaron su andadura por los campos de batalla.

El pasado 28 de febrero se nos fue uno de esos soldados que dedicaron su vida al ejercicio de las Armas, y que alcanzando el grado de general de Ejército tuvo que embarcarse en nuevos retos o enfrentarse a difíciles escenarios.

El general de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma fue nombrado JEME en el año 1998, y sus primeros y grandes desafíos fueron continuar con la implantación del Plan Norte y con la modernización del Ejército; así como afrontar la puesta en marcha de un modelo de Ejército plenamente profesionalizado a tenor de lo establecido en la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas,

También se le recuerda porque fue el hombre que no dudó cuando hubo que recuperar el islote de Perejil en unos difíciles días de julio de 2002, momentos en los que la toma de decisiones y la capacidad de liderazgo son los pilares que aseguran el éxito de una operación. Al general Alfonso Pardo de Santayana se le recuerda durante esa crisis, precisamente por eso, por su claridad de ideas, la confianza en su gente y por su liderazgo.

En su dilatada carrera ocupó destinos de su Arma, en el Regimiento de Artillería Antiaérea 74 (Grupo de misiles HAWK) y como Piloto de helicópteros fue Jefe de Estado Mayor de las FAMET y posteriormente su Jefe.

General de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma
General de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma

En el Estado Mayor del Ejército, donde ocupó diversos destinos, fue impulsor de los principales planes de reorganización del Ejército; META y NORTE.

Como Teniente General fue el primer jefe de la Fuerza de Maniobra, estructura que respondía a las nuevas misiones a las que se enfrentaba nuestro Ejército, desplegado en Misiones Internacionales cada vez más demandantes.

El domingo fue enterrado en la más estricta intimidad por deseo de su familia, sabiendo que la muerte no es final; porque Tú le has devuelto a la Vida, Tú le has devuelto a la luz.

General de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma
General de Ejército Alfonso Pardo de Santayana y Coloma

 

Blog del Ejército de Tierra