«La RAE no enseña a hablar, sino que recoge el lenguaje»

SANTIAGO MUÑOZ MACHADO DIRECTOR DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Los famosos percheros de los miembros de la Real Academia Española (RAE) no son los únicos que se adaptan a los cambios —se ordenan siempre por antigüedad, a excepción del director—. También lo hace la propia institución, que a lo largo de sus más de 300 años de historia ha debido asimilar los retos que plantea el uso de la lengua española. Una tarea que en enero asumió Santiago Muñoz Machado (Pozoblanco, 1949), el segundo académico no lingüista al frente de la Docta Casa. Aunque es consciente de las necesidades económicas que padece, prefiere destacar el trabajo centenario que realiza la institución.

¿Qué necesita la RAE para «limpiar, fijar y dar esplendor»?

Necesita gente capaz de entender bien el idioma, de manejarlo con solvencia, sentido común y autoridad para que las cosas que se dicen sean acogidas por el público hispanohablante y así mantener el prestigio que siempre ha tenido y que ha conquistado en 300 años de historia. El trabajo académico se desdobla en dos tipos: nuestros técnicos, todo el personal al servicio de la RAE, que es estupendo y trabaja todos los días; y luego los académicos, que perfilamos ese trabajo, y de ahí va a nuestras publicaciones. También se asientan nuestras opiniones, que emitimos de vez en cuando y tienen autoridad.

Santiago Muñoz Machado

¿Qué tal han sido sus últimos siete años como académico?

Muy interesantes. Lo mejor que se puede decir de la Academia es que es un lugar interesantísimo, comprometido y que exige mucha responsabilidad porque estamos jugando con un tesoro, que es la lengua de 570 millones de personas. No conozco ninguna institución —y yo he pasado por bastantes— que sea tan ilusionante y tan garbosa como la RAE, ni más importante el juego que se cultiva, que es hablar de la lengua, de palabras.

Curiosamente, ese uso de la lengua necesita embeberse de una disciplina, una de las características del Ejército.

Ciertamente. El Ejército es, hasta donde yo lo conozco, más parco en palabras que en acciones. Hay profesiones que viven de las palabras, como la mía básica, que es la de jurista. Somos gente que cultiva la ciencia de la palabra, tenemos que ser muy precisos hablando y utilizar los conceptos.

Las misiones internacionales del Ejército de Tierra se pueden considerar un vehículo transmisor de la lengua en otras partes del mundo…

No había pensado en eso, pero claro, también. Aunque los militares, últimamente, cuando hablo con ellos se han cultivado bastante en lenguas extranjeras y se manejan muy bien, sobre todo en inglés. Está bien que lleven el idioma por el mundo.

Algunos académicos de esta casa también han sido militares, como José Torrero y Marzo (en el siglo XVIII) o Eliseo Álvarez-Arenas (primera mitad del siglo XX).

En la actualidad está Miguel Sáez, que está en la Academia como traductor y antes ha sido general jurídico. Estuvo trabajando de fiscal en la Sala 5ª del Tribunal Supremo, que es la Sala de lo Militar. Es un sabio, un traductor extraordinario del alemán. Tiene traducidos personajes y autores complicados, como Günter Grass o Kaf­ka. Es un hombre de gran valía.

Santiago Muñoz Machado

¿Se ha deteriorado la lengua española en las últimas décadas?

Se dice del deterioro por el uso de la lengua en Internet, los whatsapps o los mensajes que tienen otros sistemas. Esa parte del deterioro ni tan siquiera lo consideramos como tal, sino como las formas de expresión en paralelo que se producen en el ámbito de las relaciones privadas y de las que no tenemos por qué preocuparnos. La lengua que se dice que se está deteriorando puede ser la de los medios de comunicación, de los programas de televisión y el lenguaje de la política. Hay más televisiones y programas, de modo que habría que hacer una auditoría lingüística de lo que están haciendo y los resultados serían catastróficos. A lo mejor la hacemos algún día (risas). En cuanto al lenguaje político, ahora no hay ningún político en las Cámaras que hable como Emilio Castelar, el conde de Romanones o Antonio Maura, pero son otros tiempos también. El lenguaje se ha acortado, la oratoria tiene otro énfasis.

¿Por qué la institución se ha adaptado al uso coloquial de las palabras, como «murciégalo» o «almóndiga»?

Se adapta absolutamente a todo. Algunas veces reprobamos algunas variantes del lenguaje, del léxico, del vocabulario o arreglos gramaticales, pero la Academia no es un castillo que esté reforzado para impedir cualquier cambio. Los idiomas cambian y al hacerlo se van adaptando. Nosotros vamos acogiendo lo que el pueblo usa. El otro día leí una frase bonita que pronunció Antonio Maura, cuando era director, con ocasión del segundo centenario de la Academia, en 1914. Dijo: «El idioma está en los labios del pueblo». Esto significa, desde el punto de vista de los intereses, que la RAE no enseña a hablar, sino que recoge el lenguaje tal y como lo va sedimentando el pueblo. Cuando una palabra, una expresión o un giro está suficientemente generalizado y tiene un uso intenso, la Academia toma nota y lo recoge.

Santiago Muñoz Machado

Por eso necesita académicos que provengan de diferentes campos y disciplinas, como en su caso, que es jurista.

Los juristas somos gente, como he dicho antes, para quienes lo principal del oficio es la palabra, el saber manejarla y ordenarla con razonamiento en un discurso con el que logres convencer al contrario. Eso es ser un buen jurista. Esta Academia siempre ha estado muy poblada de juristas, ahora hemos ido descendiendo y yo soy el único de la casa. Hay muchos académicos que hicieron la carrera de Derecho, pero luego se han dedicado a otras actividades.

¿Qué aportará ahora como director?

Como jurista, tengo que trabajar por la lengua y tratar de mantener la Academia con una buena gestión, mejorar sus recursos, ganar prestigio y tener mucha influencia en el ámbito hispanohablante. Yo he aportado un Diccionario del Español Jurídico y otro Panhispánico del Español Jurídico, que recogen todo el vocabulario del área hispanohablante. Los idiomas se generalizan a través de las leyes.

UNA FRAGATA ATRACA EN EL CUARTEL GENERAL DEL EJÉRCITO

Un convoy compuesto por dos vehículos de exploración de caballería, un Mercurio de transmisiones y un vehículo de combate de zapadores escoltan unos camiones de la organización española de Médicos del Mundo que regresan a Medjugorje, tras haber dejado un cargamento de medicinas, ropa, alimentos y material hospitalario en la localidad serbobosnia de Trebinje.

Una fragata de 44 cañones, abarloada al primer vehículo donde va el soldado Raúl Berraquero Forcada, rola a la misma velocidad a su lado. El trancanil que liga los baos a las cuadernas huele todavía a goma de encolar. Un hombre con la paciencia de un relojero lo trabaja en unos astilleros del tamaño de una mesa que ocupa todo el salón. El aparejo necesita mayor cuidado, no sea que un día de tormenta una arrancada suelte un cabo o una cadena de la verga y arrastre cuanto vague por cubierta.

 _DR_8476

Es 4 de noviembre de 1994. El convoy que protege la ayuda humanitaria de Médicos del Mundo se dirige a Medjugorje por el corredor de Stolac. No es un trabajo fácil interponerse entre tres bandos que supuran un odio que se nota sólido en el aire. Ni es fácil caminar por esas carreteras llenas de minas, socavones producidos por la artillería y check-points que abren o cierran los caminos a su capricho. Están a unos tres kilómetros de Stolac. Después de Stolac, Capljina.

Un hombre trabaja rápido en unos astilleros del tamaño de la mesa de su salón para que la fragata que está construyendo no navegue, sino que vuele junto a su hijo que está de misión en Bosnia. Su hijo tiene diecinueve años  y es un soldado de caballería de los pies a la cabeza; y en este momento, como Casco Azul de la ONU, se encuentra protegiendo un convoy de Médicos del Mundo con medicamentos y material de hospital.

El hombre sabe que una fragata de 44 cañones con una proa lanzada y abierta, formada por las dos curvabandas y el brazal que unen el tajamar y el mascarón a las amuras del buque, y que ha demostrado su valía en la guerras contra Francia, en el Mediterráneo; contra los buques británicos, en el Atlántico; y contra los piratas, en los siete mares, siempre es una muy valiosa ayuda.

A unos tres kilómetros de Stolac, la carretera del corredor, está esperando a Raúl. La fragata todavía necesita la mano paciente del artesano. Y cuando, de pronto, la nave da una guiñada violenta sobre la mesa; Rafael, que así se llama, siente que algo no va bien por la carretera de Stolac. Su hijo Raúl que está de misión ha sufrido un accidente en una carretera que a veces es tiniebla y, a veces, caos.

Raul Berraquero 24x18_2

“Cuando me llamaron por teléfono, yo no me lo creía”, contó al periódico Tierra sobre aquel fatídico día. “Hacía lo que más le gustaba. Yo tengo una foto suya a la que saludo militarmente cada noche. Y, desde luego, me gustaría que la fragata Diana estuviera navegando en el Cuartel General de ese Ejército que Raúl quería tanto”.

Como los deseos de Rafael Berraquero González, son órdenes para nosotros; pues ha dado por España y por la libertad lo más grande que podía dar: su hijo Raúl; la fragata Diana se encuentra en la primera planta del Cuartel General del Ejército navegando en la vitrina junto a la foto de su hijo.

20190214_100523

Blog del Ejército de Tierra