Archivo de la categoría: Sin categoría

Entrevista al General Marcos Llago

La Brigada “REY ALFONSO XIII” II De La Legión ha sido nombrada como la Brigada Experimental al mando del General Marcos LLago.

Jefe De La Brigada Experimental General Marcos Llago

¿Qué supone asumir el mando de la Brigada de La Legión y, almismo tiempo, de la unidad que experimentará el concepto Brigada 2035? Asumir el mando de cualquiera de las ocho brigadas del Ejército constituye un inmenso honor, implica una enorme responsabilidad y produce una profunda satisfacción. Al mismo tiempo, conlleva un deber de gratitud permanente hacia todos cuantos te han ayudado a llegar hasta aquí. Además, cuando se trata de la Brigada en la que te has forjado como soldado y oficial, todos estos sentimientos se elevan a su grado máximo. Por otra parte, haber sido designados como Brigada Experimental 2035, por las especiales condiciones que reúne la Brigada “Rey Alfonso XIII”, constituye el mayor reto al que nos enfrentamos. Para mí, contribuir en las primeras piedras de este proyecto, constituye ya la ocupación prioritaria de mi acción de mando.

¿Cómo se ha trasladado esta circunstancia al personal de la Brigada? Todos sus componentes conocen ya el hecho de la designación como Brigada Experimental. Si bien, al encontrarnos en sus fases iniciales y tratarse de una etapa conceptual, aún no se ha trasladado hasta el último escalón el reto y el desafío al que nos enfrentamos en toda su dimensión. No obstante, ya empiezan a surgir iniciativas y propuestas, y no tengo duda de que se reaccionará con mentalidad innovadora e imaginativa, sin escatimar sacrificios, con disciplina, voluntad de servicio, humildad, trabajo en equipo y liderazgo cooperativo.

La constitución como Brigada Experimental puede suponer cambios importantes…
La Brigada tiene que seguir preparándose para las operaciones actuales y, a la vez, emplear y experimentar con materiales, orgánicas y procedimientos nuevos que, aun siendo de uso en el presente, tendrán que hacerse desde una visión de futuro. En este equilibrio está la clave del éxito en el funcionamiento de la unidad. Por supuesto que habrá cambios importantes y, también, de detalle. Algunos que tenemos previstos y otros que, en la evolución de las experimentaciones, detectaremos como necesarios. En cualquier caso, mantendremos la reversibilidad de todos, pues podremos equivocarnos y necesitar dar marcha atrás con la finalidad de redireccionar el proceso de experimentación de determinados elementos, antes de concluir y proponer la extrapolación al resto de unidades. Tenemos previstos y se prevén cambios de diversa índole en todas las funciones de combate, incluida la nueva función relativa a la maniobra de la información, así como en todos los factores incluidos bajo el acrónimo MIRADO (materiales, infraestructuras, recursos humanos, instrucción y adiestramiento, doctrina y orgánica). En cualquier caso, los cambios más importantes y trascendentales serán coordinados por la Fuerza Terrestre, con participación de todos los Mandos de Primer Nivel y la dirección del Estado Mayor del Ejército para asegurar la convergencia del proceso.

Brigada Experimental 2035

¿Qué nuevos materiales o tecnologías van a experimentar? ¿En qué plazos? En principio, el material principal a probar con carácter inmediato es la plataforma del 8×8 —un vehículo de combate sobre ruedas (VCR 8×8)—, que aportará también diversos proyectos tecnológicos asociados en cuanto a protección de la fuerza embarcada, la “sensorización”, el mando y control, la potencia de fuego con precisión y la movilidad. Se prevé que los cinco demostradores tecnológicos del VCR 8×8 estén aptos para la experimentación y se vayan entregando, sucesivamente, antes del final de 2018 y durante el primer cuatrimestre de 2019. Además de las plataformas 8×8 en sus diferentes versiones, la experimentación deberá encontrar soluciones para gestionar adecuadamente el espacio aéreo y aprovechar, a nivel Brigada, la información proporcionada por decenas de Sistemas Aéreos Pilotados de forma Remota (RPAS), que se prevé puedan operar simultáneamente. También, por ejemplo, será conveniente experimentar con los nuevos materiales y tecnologías en ambientes degradados, cuando las comunicaciones se vean afectadas, y en la neutralización de ataques cibernéticos más o menos agresivos, dirigidos a una potencial denegación de servicios en la navegación o en la señal GPS de los sistemas de tiro, de los propios vehículos de combate o de las aeronaves.

¿Qué va a ocurrir con los materiales ya en dotación o que estaban comprometidos para ser recibidos? Los materiales que están en dotación irán sustituyéndose progresivamente. Respecto a los materiales comprometidos, salvo excepciones, se entiende que seguirán con sus procesos de fabricación y entrega. Las primeras unidades serán asignadas a la Brigada Experimental para considerar su uso futuro y la necesidad de mejorar sus prestaciones mediante las modernizaciones correspondientes.

¿Cuál va a ser el procedimiento a seguiren esta fase de experimentación? ¿Cuánto tiempo está previsto que dure? El tramo inicial-previo de la experimentación ya está en marcha y está previsto que tenga una duración de un año, hasta finales de 2019, en la medida en la que sean entregados los demostradores tecnológicos y avancemos en la definición conceptual. Durante este tramo, los nuevos conceptos, estructuras y tecnologías se someterán a prueba mediante simulación, ejercicios reales o de puestos de mando y en las actividades y el funcionamiento diario. En relación con los demostradores tecnológicos, se programarán una serie de pruebas técnicas, así como unas evaluaciones operativas dirigidas por el Mando de Apoyo Logístico y la Fuerza Terrestre, sobre un sustrato de actividades diarias en permanencia y de alta intensidad, que nos permitirán elevar propuestas e informes. A partir de mediados de 2020, momento en el que se habrán recogido los resultados de este tramo inicial-previo, se dará comienzo a una fase de implantación o consolidación de todo aquello que haya funcionado correctamente. Durante un primer tramo de la fase de experimentación se trabajará en íntima colaboración con la industria, permitiendo identificar y, en su caso, obtener, distintos materiales y tecnologías disruptivas antes de 2024, fecha en la que se espera disponer de una Brigada ya bastante avanzada y equipada con nuevos materiales, que servirá como estado intermedio para seguir progresando hacia el horizonte 2035.

¿Cómo se va a articular y organizar la unidad para, al mismo tiempo, seguir haciendo frente a los compromisos adquiridos? Organizaremos el Cuartel General de tal modo que podamos centrarnos, prioritariamente, en la experimentación, sin dejar de atender eficientemente a todos los roles y cometidos previstos para la Brigada, que, por otra parte, están interrelacionados entre ellos: preparación y funcionamiento diario, adiestramiento operativo previo y ejecución de las operaciones exteriores previstas desde finales de 2019 y el centenario de la Legión. Las unidades, sin embargo, no se verán involucradas en todos los cometidos y cooperarán en ellos con diferentes grados de implicación, que estamos definiendo y que podrán ser modificados en función de la evolución de la experimentación y otros acontecimientos.

¿Los mandos de las unidades seguirán un plan de formación nuevo o específico? En principio, no se requiere un cambio en los planes de formación de nuestros cuadros de mando. No obstante, nos encontramos ante un mando con una nueva mentalidad y una manera distinta de ejercer la autoridad, pues las condiciones del liderazgo y los Sistemas de Mando y Control cambian ante las nuevas tecnologías y los nuevos procesos. Estamos seguros de que, en esa línea, se requerirán organizaciones de apoyo al mando de menor tamaño, formadas por pequeños equipos con cierto grado de transversalidad, con menos compartimentación y más transparentes. El mando tendrá que ejercer un liderazgo más cooperativo y abierto, pues tendrá más difícil ser ejemplar y situarse en el lugar desde el que mejor pueda tomar las decisiones y conducir a sus hombres.

Una Carrera diferente

Es el penúltimo domingo de octubre, Ávila y Santa Teresa ya han vivido su fiesta grande y ahora continúa la estela de la Santa y sus murallas con una media maratón diferente. Es domingo y por supuesto de noche. Son las  07:15 horas en el Cuartel General del Ejército de Madrid, lugar de encuentro de todos esos intendentes de España que se niegan a que su ciudad y su Patrona no los vea derivar por esas murallas que durante tanto tiempo los acogieron y los guardaron en el viejo e histórico Palacio de Polentinos; para recobrar lo recobrado tras haber perdido lo perdido; donde siempre vuelven los intendentes en boca y versos que parecen de la Santa, pero que fueron escritos en pleno siglo XX por Francisco Luis Bernárdez.

El autobús espera a los últimos rezagados. Se notan los nervios, porque a pesar de la hora van todos hablando, cada uno con su tema. Los más veteranos en esto del correr, rememorando sus múltiples maratones y casi con desprecio sus numerosísimas medias maratones; los más novatos informándose de si en la carrera de hoy hay muchas cuestas; aunque, según dicen los bien curtidos por las calles de Ávila, lo peor son los adoquines. Huele a réflex y a nervios.

Por fin se ve Ávila en el horizonte. El punto de reunión es la antigua Academia de Intendencia, actual Archivo General Militar, allí también llegan otros compañeros de Zaragoza, de Madrid que han venido en sus coches, de Ávila, los de la Guardia Real, que vienen en grupo. En el antiguo comedor de cadetes, les hacen entrega de la camiseta con el escudo de Intendencia, este año blanca, con una franja roja, con la que van a correr, el dorsal y la bolsa del corredor; que cuando de maratones se trata cualquier avituallamiento es poco.

Los nervios, parece que se disipan un poco al charlar y bromear con los compañeros: ¿Qué tal vienes de preparado? Un poco justo. Bueno, no vamos muy deprisa. Se trata de correr el mayor número posible de gente juntos, para que se nos vea; corre el Director de Asuntos Económicos y eso es buena señal, porque nadie se atreverá a dejarle tirado; además, ha dicho que el que lo adelante pasa arrestado.

UMA_9687
Una carrera diferente

 

Unas fotos en el Patio de la Academia y en la fachada, para la posteridad; y así, al menos, habrá fotos en las que los corredores tengan buena cara porque al final de la carrera nadie ignora que los semblantes serán distintos.

La salida es en los Cuatro Postes, donde la vista sobre la ciudad se hace eterna y la Santa miró Ávila con recelo; pues para conseguir lo conseguido tuvo que soportar lo soportado. Hace bastante fresco y hay muchas nubes, pero llover no llueve.

Se acerca la hora de la salida, hay muchos corredores, unos 1.300, de múltiples colores y combinaciones. Se da la salida. No pasa mucho tiempo sin que se note que hay algunos que van muy sobrados de ritmo y otros bastante más justos. Los primeros 9 kilómetros son por un ensanche de la ciudad, lleno de casas modernas y bien urbanizadas, prácticamente llano, menos una “tachuela” para cruzar un puente, que deja sin resuello; del grupo de intendentes a pesar de las buenas intenciones, ya se han descolgado algunos.

A partir del kilómetro nueve, la cosa cambia bastante, empiezan las cuestas con adoquines y las “visitas” a distintos monumentos significativos de la Ciudad como el Monasterio de la Encarnación, donde la Santa sale a verlos pasar; tened por bien sufrido lo sufrido, tened por bien llorado lo llorado.

Pronto se han juntado con unos corredores de la Escuela de la Policía Nacional y muchos otros que son bienvenidos al grupo; y que agradecen la compañía y los cantos cuando de subir cuestas se trata. Llegan a la Plaza de Santa Teresa, antiguo Mercado Grande, kilómetro 16, ahora a correr con el corazón. Hay mucha gente, así que deciden entrar cantando, en este caso el recitado del Himno de Intendencia: “Entre nosotros no hay sitio para el que olvida….”. Suena muy bien en ese lugar.

UMA_9487
Una carrera diferente

Recorren el Paseo del Rastro, una bajadita y entran en la Muralla por la puerta de la Iglesia de la Santa, que vuelve a salir a darles ánimos con su manera estoica de vivir el sufrimiento: Ánimo les dice que, después de todo, he comprendido que no se goza bien lo gozado, sino después de haberlo padecido. ¡Cierto!, asienten los corredores.

Ahora todo es subida y las calles muy estrechas. El casco antiguo de la ciudad se llena de corredores; la Plaza del Ayuntamiento, el Mercado Chico. Quedan dos kilómetros y medio para la meta y, allí, unos cómplices del Archivo General Militar los esperan con una gran bandera de España y otra de Intendencia. La Bandera de España, es enorme y pesa, pero….., ya no pesan los kilómetros, ahora hay que correr más despacio, para que este final, que es la parte más bonita, dure más.

Al pasar por la Catedral, se oye de nuevo el himno de Intendencia, alternado con el verso de Calderón. Ya no hay prisas; porque, y de nuevo sale Santa Teresa a verlos pasar, después de todo han comprobado que lo que tiene el árbol de florido vive de lo que tiene sepultado. Y con tantas ganas por dentro, al final sale la fuerza por fuera.

Han terminado la carrera cantando, entrando juntos a la meta en el Lienzo Norte. Han terminado y a la satisfacción del deportista por haber terminado una Media Maratón, se une la del Intendente, que lo ha hecho corriendo con sus Compañeros por la bendita Ávila, y con una parte final alzando la Bandera bicolor que cumple este año el 175 aniversario desde que Isabel II la declaró como bandera nacional de todos los Ejércitos.

La Santa desde el Lienzo Norte, repite que no hay camino de perfección que no lo gane la paciencia; pues la paciencia todo lo alcanza;  y que nunca olviden los intendentes que Dios también anda en los pucheros.