Archivo de la categoría: Nuestros hombres y mujeres

Conocer a…. ‘Soldado Puertas: Del campo de maniobras al plató’

tierra_digital_030
‘Soldado Puertas: Del campo de maniobras al plató’

El soldado Adrián Puertas no tiene un recuerdo claro de cuál fue el momento en que comenzó su pasión por la interpretación. «Mis primeros recuerdos ya son del grupo de teatro del colegio. El cine vino después, en Bachillerato, mientras estudiaba fotografía y aprendía cómo revelar negativos fotográficos», aclara.

 Más tarde decidió ingresar en el Ejército, porque le pareció «un desafío interesante», lo que con el tiempo se ha convertido en un complemento esencial en su carrera cinematográfica. Sin embargo, reconoce que conjuga ambas con dificultad, ya que los rodajes son exhaustivos: «¡No tienen nada que envidiar a las maniobras y ejercicios de mi unidad!», afirma. Por suerte para el soldado, sus jefes y compañeros del Batallón de Zapadores XII siempre le han apoyado, aunque algunos, matiza, «lo hicieran a la voz de “acuérdate de mí en los Goya”». Además, el militar asegura que la abnegación y el espíritu de trabajo que ha aprendido como zapador le han servido en los platós, «infundiendo confianza y sentido de la responsabilidad a los actores que dirijo o al director que me confía un papel en su producción».

Entre los trabajos que se han convertido en hitos de su carrera, hasta el momento, destaca su cortometraje Reglas, que le ha proporcionado muchas alegrías como director y que, en Corea, gustó bastante. «Aunque, sin duda, lo que mejor me hace sentir es la confianza que depositó en mí como actor el equipo de After Hunt para protagonizar un proyecto de serie para Amazon. También es bonito que, en la Universidad “Rey Juan Carlos I”, alumnos de Comunicación se pasen mi contacto de un año para otro como “actor muy versátil”», explica el militar.

tierra_digital_030_1
‘Soldado Puertas: Del campo de maniobras al plató’

Entre el tipo de papeles que más le interesan al soldado Puertas, se cuentan los dramáticos y de acción, aunque la comedia también le resulta muy cómoda: «Me sigo formando, a día de hoy, en lucha escénica y acrobacia, para mejorar mi trabajo».

Sus modelos a seguir son, sobre todo, Jean Reno en interpretación, que es, sin duda, su actor preferido —«no en vano su filmografía llena las estanterías de mi salón»—; mientras que en el campo de la dirección, Xavier Dolan, Jim Jarmusch o Luc Besson se cuentan entre sus favoritos.

En cuanto a sus proyectos, a corto plazo, el soldado está metido en la producción y dirección de varios videoclips, mientras que se prepara para la producción de su primer largometraje como director: «Mi Profesor es un proyecto que la gente de mi equipo ha calificado de “locura en la que no pueden esperar a meterse”»; la primera entrega de la que será una trilogía que, de momento, cubre el horizonte de su futuro en el cine.

 

Carta a un padre…

Estas son las palabras que ha querido dedicar a su padre el caballero alumno Delgado (de la Academia General Básica de Suboficiales). Es hijo de uno de los componentes de la Agrupación “Canarias” que falleció en el desarrollo de su misión en Bosnia-Herzegovina. Esta agrupación fue el segundo contingente español que desplegó en el país balcánico, en abril de 1993 y fue el que pagó un precio más alto en vidas por llevar la paz a una región de Europa que se desangraba. Estaba formado sobre la base de la Legión, pero se habían sumado unidades de toda España, entre ellas una Sección de Zapadores de la Brigada Paracaidista…

Sargento 1º Delgado
Sargento 1º Delgado

“Nunca había tenido la oportunidad de escribir sobre este tema, aunque es muy especial para mí. Me presento: soy el caballero alumno de la AGBS José Antonio Delgado Gómez, hijo del sargento José Antonio Delgado Fernández, fallecido en acto de servicio el 19 de junio de 1993 en el río Neretva (Bosnia-Herzegovina), junto a los caballeros legionarios paracaidistas Agustín Maté Costa, Samuel Aguilar Jiménez e Isaac Piñeiro Varela (estos tres de entre 18 y 19 años). Posteriormente, todos ascendieron a título póstumo al siguiente empleo (sargento 1º y cabo, respectivamente).

Así sucedieron los acontecimientos ese fatídico día: en el convoy para Jablanica, la Sección de Zapadores —formada por tres Vehículos de Combate de Zapadores (VCZ) con pala frontal y un Mercurio de Transmisiones y al mando de la cual estaba el capitán Godoy— se disponía a descender por un bypass. Este desvío venía condicionado por la destrucción del puente de Bijela, que obligaba a una ruta alternativa hasta la altura del puente de Dreznica (punto de confrontación entre croatas y musulmanes). La carretera de montaña que bajaba al puente era muy mala, tenía muchas curvas y los vehículos sufrían tanto tiempo de bajada (los discos de freno se calentaban). En uno de los puntos críticos, los frenos del VCZ —en el que viajaban los cuatro fallecidos y el conductor, Igor Castresana— no respondieron y colisionó con el muro que limitaba la calzada; tras una caída de 30 metros, el vehículo se precipitó al río, flotando 40 metros antes de sumergirse.

De izquierda a derecha: teniente Aguado, sargento Delgado y sargento 1º Mantecón
De izquierda a derecha: teniente Aguado, sargento Delgado y sargento 1º Mantecón

Fue imposible mantenerse a flote, ya que portaban todo el equipo (chaleco antifragmento, munición, botas, armamento…) solo pudo salvarse el conductor del vehículo, ya que no llevaba el pesado antifragmento y tenía justo la escotilla encima de su cabeza.

Fue un rescate complicado donde la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL) y los zapadores de la Brigada Paracaidista “se dejaron la piel” para sacar los cuerpos del Neretva. Los legionarios de la BOEL hicieron inmersiones a pulmón libre hasta que llegaron los buceadores, pero la labor fue muy complicada por la profundidad, la oscuridad, alguna que otra mina, el cieno del fondo del río y estar en plena línea de confrontación. En total tardaron 5 días en rescatar los cuerpos, pero nadie pensó en el cansancio ni en los peligros…

Sargento Delgado y sargento 1º Mantecón
Sargento Delgado y sargento 1º Mantecón

Todo esto es un pequeño resumen de lo que sucedió (para quien no lo conociera), pero me gustaría hablar de algo más personal, como que en junio de este año habrán pasado 25 años de este fatídico suceso en Bosnia-Herzegovina. El recuerdo de mi padre siempre estará presente en todos aquellos que pudieron compartir con él su vida militar, y aunque yo no tuve la suerte de poder conocerle —mi madre estaba embarazada cuando él desplegó—, ellos siempre se han preocupado de que yo pueda, de alguna forma, saber cómo era él. Por eso siempre les agradeceré la ayuda y el apoyo que he recibido de ellos.

También me gustaría comentar que el Batallón de Zapadores de la BRIPAC todos los años hace una carrera con el nombre de mi padre, en la que el ganador recibe el premio el 30 de mayo, día de San Fernando, patrón de Ingenieros. Los últimos años he ido personalmente a entregar el premio y pasar ese día con ellos, ya que para mí es todo un orgullo.

Tras mi reciente ingreso en la AGBS (Academia General Básica de Suboficiales), en Talarn (Lérida), me llevé la grata sorpresa de que el edificio principal de aulas tiene como nombre: “Edificio Sargentos Tornel, Delgado y Casas” en honor a los suboficiales fallecidos en esos primeros años de la misión en Bosnia-Herzegovina. Además, en el museo de la Academia tienen objetos y equipo de ellos.

Entrada edificio aulas AGBS
Entrada edificio aulas AGBS

Mi padre fue una persona que marcó a todas las personas que le conocieron, muy noble con su familia, esposa y amigos. Un gran amante de la naturaleza, donde le encantaba ir con su padre y hermano pequeño de caza…

Este es mi pequeño homenaje después de 25 años a mi padre, a mi modelo a seguir en esta vida militar, que quería compartir con todos vosotros. Porque ellos son los verdaderos héroes de nuestra querida España, que decidieron servir a su país, dejando amigos y familia cumpliendo con su misión.”

De izquierda a derecha: sargento Mendoza, teniente Aguado, comandante Torres, sargento 1º Mantecón, sargento 1º Abad, sargento Delgado y sargento Terry
De izquierda a derecha: sargento Mendoza, teniente Aguado, comandante Torres, sargento 1º Mantecón, sargento 1º Abad, sargento Delgado y sargento Terry