Archivo de la categoría: Maniobras y Ejercicios tácticos

Con la vista al frente

Un año que concluye supone siempre un antes y un después. Para terminarlo con buen pie, las unidades no han querido perder la oportunidad de demostrar su alto nivel de preparación en condiciones meteorológicas adversas. Han puesto a prueba sus capacidades con ejercicios de instrucción y adiestramiento en diferentes escenarios de la geografía española. Las unidades llegan a 2020 preparadas para afrontar los nuevos retos, tanto en territorio nacional como en las diferentes operaciones en el exterior.

El equipo del periódico Tierra está integrado esta vez en el ejercicio que desarrolla el personal de la VII Bandera del Tercio “Don Juan de Austria”, 3º de la Legión. El objetivo de los militares es dar seguridad al convoy, en el que viajan los periodistas, desde Albacete hasta el Centro de Adiestramiento “Chinchilla”, y simular la llegada a un poblado ficticio para mantener un encuentro con autoridades civiles.

Pero esto es solo una parte del despliegue que ha realizado la Bandera en su ejercicio principal de adiestramiento del año y que se ha desarrollado del 10 al 19 de diciembre. Ha tenido dos fases: una, en “Chinchilla”, y otra, en el campo de maniobras y tiro “Álvarez de Sotomayor”, en Viator (Almería).

El ejercicio ha servido para integrar a todo el personal de la Bandera, así como para iniciar la preparación del grupo táctico, de cara al próximo despliegue en Mali, previsto para mayo.

Es la primera vez que la Bandera “Valenzuela” participará en la misión del país africano, pero esta no es la única peculiaridad. La unidad tomará el relevo a otra de la misma Brigada, la X Bandera, algo que no es usual. A ello hay que añadir que, además, actualmente la Brigada está desplegada en el Líbano. «Es un reto para la unidad y también para el personal», explica el teniente Zuñiga, jefe de sección en la Compañía de Mando y Apoyo, que aportará parte del contingente.

Del mismo modo, destaca que, a pesar de que se acaba de iniciar el periodo de preparación para Mali, la orientación del ejercicio les ha sido de gran utilidad. Sin ir más lejos, aunque la Bandera es de Infantería ligero-protegida, y se conforma en torno al BMR fundamentalmente, en esta ocasión se ha contado con vehículos RG-31 y Lince, ya que son los efectivos materiales de los que dispone la misión. «El ejercicio contribuye a que toda la unidad se familiarice con los vehículos, ya que al no estar en dotación en nuestra Bandera se puede haber tratado menos con ellos», explica el capitán Caro, jefe de la 1ª Compañía, que aportará el grueso del contingente.

marcos-JDR_5507Así mismo, han recibido apoyos de la VIII Bandera y de otras unidades de apoyo al combate y capacitadores del resto de la Brigada. Cabe destacar la involucración en el ejercicio de dos helicópteros Tigre del Batallón de Helicópteros de Ataque I, con sede en Almagro (Ciudad Real).

marcos-_MG_7773También se puede destacar la participación del Controlador de Ataque Terminal Conjunto (JTAC, en sus siglas en inglés). «Los helicópteros nos aportan seguridad sobre aquellos objetivos que no podamos alcanzar con nuestras armas de tiro directo», señala el teniente Camacho, jefe de sección de la 1ª Compañía. Para ello, el teniente Gamero, perteneciente al Grupo de Artillería de Campaña de la Brigada está integrado como JTAC del ejercicio. Su objetivo es coordinar el apoyo aéreo de los helicópteros Tigre. El JTAC es un capacitador para el jefe de la unidad de maniobra y le permite un empleo óptimo de los medios aéreos. «A parte del apoyo de fuego, el helicóptero Tigre aporta una mayor conciencia situacional de la zona, además de ser un elemento disuasorio fuerte», expone el teniente.

Sin duda, poder unir a toda la Bandera es un reto para la unidad y les aporta más posibilidades: «La extensión de Chinchilla nos permite instruirnos en espacios mayores y nos da una perspectiva diferente en operaciones de combate en población, al ser un escenario más amplio que al que estamos acostumbrados», expone el soldado Martínez, que tiene previsto desplegar en Mali con la 1ª Compañía

«Hemos respetado la configuración del subgrupo táctico, con los mismos elementos y apoyos que va a tener en el contingente», explica el comandante Román, jefe de Operaciones. De este modo, señala que, además de servir de adiestramiento del subgrupo táctico de Mali, el ejercicio ha permitido a la unidad tener una visión global de la situación en la que se encuentra la Bandera, ya que cuenta con mucho personal de reciente incorporación y su integración supone un reto.

La Legión vivirá 2020 de una manera muy especial, ya que cumple su primer centenario. La VII Bandera se prepara, sin embargo, para hacerlo de otra forma, pero no menos importante: «Para nosotros va a ser un honor estar desplegados en zona de operaciones en el año en el que se cumple el centenario de la Legión”», concluye el comandante Román.

EN EXPERIMENTACIÓN

La Brigada de la Legión llega a 2020 con el reto de haber sido designada Brigada Experimental (BRIEX) 2035. Esto implica que todos los ejercicios de sus unidades tienen la enorme responsabilidad de adaptar los medios y los procedimientos.

El capitán Romero, jefe de la 3ª Compañía y del subgrupo táctico de la BRIEX 2035, señala que todo se realiza pensando en las nuevas incorporaciones. «Aunque no contamos aún con el 8×8, el personal embarcado ya se instruye de acuerdo a las necesidades que tendrá este vehículo», señala. A ello se suman las pruebas con los materiales novedosos aportados por las empresas.

FAMET en el Buque de Asalto Anfibio de la Armada Francesa “DIXMUDE”

En el Mediterráneo se oye el ruido de los rotores de tres Helicópteros de las FAMET. Han salido de la base francesa de Toulon y se dirigen en busca del Buque de Asalto Anfibio de la Armada Francesa “DIXMUDE”. La unidad de helicópteros está compuesta por tres modelos diferentes, un SúperPuma, un Cougar y por primera vez, un Chinook.

Se dirigen a un ejercicio de colaboración con la Armada francesa y, precisamente, el embarque del modelo Chinook es el que confiere carácter especial a estas maniobras. Hasta ahora el Chinook había operado en buques de la Armada Española sin parar rotores, realizando las mismas actividades que se han realizado a bordo del DIXMUDE.

En esta colaboración se ha conseguido embarcar y operar desde el barco parando rotores y navegando con él durante cuatro días.

 

Esta colaboración con la Armada Francesa  supone un hito en las operaciones de helicópteros del Ejército de Tierra desde buques y permite proyectar la capacidad de los helicópteros del Ejército de Tierra a múltiples escenarios muy alejados de nuestras fronteras y sin apoyo de bases terrestres.

La jornada se iniciaba dos horas antes del primer vuelo, el equipo de apoyo en tierra movía el helicóptero desde la posición donde había pernoctado hasta la proa del barco, los pilotos acudían al briefing previo con la tripulación de cubierta, los mecánicos preparaban el helicóptero para el vuelo, los tiradores recogían el armamento del pañol de munición y lo instalaban el helicóptero. Finalmente 40 minutos antes del vuelo todos los componentes de la tripulación se reunían en el helicóptero. El Comandante de aeronave impartía el último briefing sobre las actividades a realizar y se iniciaba el proceso de arranque.

Este proceso implica una gran coordinación entre la FLYCON (la torre de control del barco), YELLOW DOG (el Jefe del equipo de cubierta) y los helicópteros. Antes de arrancar, el equipo de cubierta autorizaba, mediante un lenguaje de signos convenido, el arranque de las turbinas. En ese momento el helicóptero se encuentra trincado mediante cadenas a la cubierta del barco. Tras el arranque y las comprobaciones previas en cabina, se solicita, mediante otras señales, destrincar el helicóptero y dejarlo libre para el vuelo. El equipo de cubierta destrinca el aparato y forma al lado del YELLOW DOG con todas las trincas y los calzos en las manos para que el piloto compruebe que se han retirado todos.

A partir de ese momento FLYCON autoriza el despegue y se inicia el vuelo.

Durante la travesía se realizaron más de 140 tomas por helicóptero. Estos aterrizajes son necesarios para mantener la aptitud naval de las tripulaciones, aptitud muy exigente que demanda haber realizado al menos 8 tomas y despegues, desde la cubierta, como piloto a los mandos en los últimos seis meses. Además las tripulaciones han de haber realizado el entrenamiento HEAT (Helicopter Underwater Escape Training) que consiste en entrenar la salida desde el agua, de un helicóptero que se ha hundido.

Tras las dos horas y media de vuelo, quedan otras dos y media para preparar el siguiente periodo de vuelo. Las tripulaciones tienen apenas treinta minutos para comer, en horario francés ¡a las 11:30! e iniciar el siguiente periodo de actividad. Tras este segundo periodo de actividad aún queda un tercero que solía finalizar alrededor de las 21:00. Una vez terminados los periodos de vuelo se realiza el mantenimiento del aparato, aún quedan dos horas de mantenimiento antes de cerrar el helicóptero y dejarlo listo para el día siguiente.

Primera toma en el Dixmude de la Marine Nationale francesa

Durante la travesía se realizó un ejercicio de tiro desde Chinook y Súperpuma. Estos aparatos montan ametralladoras de 7,62 mm para autodefensa. Desde el barco se gestionaron tres zonas para realizar el ejercicio a unas 25 millas náuticas del DIXMUDE. Tras quince minutos de vuelo se llegó al centro de la zona de tiro asignada y se largaron unos bidones que harían de blanco. Una vez identificados positivamente, se inició el ejercicio de tiro simultáneo. Los helicópteros en formación, realizaron pasadas en forma de ocho sobre los bidones, permitiendo disparar a los tiradores de cada lado de los aparatos así como al tirador de rampa. El ejercicio concluyó sin novedad al consumir toda la munición disponible, consiguiendo sumar una nueva capacidad a este ejercicio de integración FAMET-Armada Francesa.

En la singladura hacia Barcelona se llevó a cabo un ejercicio de cargas externas (VERTREP). Durante dos horas y media se procedió a enganchar la carga y realizar circuitos de tráfico alrededor del barco. En los enganches y preparación de la carga participaron miembros de la tripulación del buque para conocer de primera mano las particularidades de esta operación, sin duda muy útil para el reabastecimiento desde el barco a unidades desplegadas en tierra o para abastecer a otros barcos.

La vida a bordo se desarrollaba entre los períodos de actividad aérea. El primer briefing solía ser a las 06:30 y el helicóptero quedaba trincado y cerrado alrededor de las 11:00. En los huecos que existían entre vuelo y vuelo las tripulaciones de los helicópteros podían comer, cenar…..y ¡poco más!

Las habitaciones estaban muy bien acondicionadas, ¡casi como las de un crucero de placer!. Hilo musical en cada una, baño y ducha dentro….

Ha sido en definitiva una increíble experiencia, con la Armada francesa que ha puesto de manifiesto su operatividad, y dado muestras de amistad con el Ejército de Tierra español. que ha conocido don este ejercicio las capacidades que ofrecen este tipo de buques.