Archivo de la categoría: Maniobras y Ejercicios tácticos

FAMET en el Buque de Asalto Anfibio de la Armada Francesa “DIXMUDE”

En el Mediterráneo se oye el ruido de los rotores de tres Helicópteros de las FAMET. Han salido de la base francesa de Toulon y se dirigen en busca del Buque de Asalto Anfibio de la Armada Francesa “DIXMUDE”. La unidad de helicópteros está compuesta por tres modelos diferentes, un SúperPuma, un Cougar y por primera vez, un Chinook.

Se dirigen a un ejercicio de colaboración con la Armada francesa y, precisamente, el embarque del modelo Chinook es el que confiere carácter especial a estas maniobras. Hasta ahora el Chinook había operado en buques de la Armada Española sin parar rotores, realizando las mismas actividades que se han realizado a bordo del DIXMUDE.

En esta colaboración se ha conseguido embarcar y operar desde el barco parando rotores y navegando con él durante cuatro días.

 

Esta colaboración con la Armada Francesa  supone un hito en las operaciones de helicópteros del Ejército de Tierra desde buques y permite proyectar la capacidad de los helicópteros del Ejército de Tierra a múltiples escenarios muy alejados de nuestras fronteras y sin apoyo de bases terrestres.

La jornada se iniciaba dos horas antes del primer vuelo, el equipo de apoyo en tierra movía el helicóptero desde la posición donde había pernoctado hasta la proa del barco, los pilotos acudían al briefing previo con la tripulación de cubierta, los mecánicos preparaban el helicóptero para el vuelo, los tiradores recogían el armamento del pañol de munición y lo instalaban el helicóptero. Finalmente 40 minutos antes del vuelo todos los componentes de la tripulación se reunían en el helicóptero. El Comandante de aeronave impartía el último briefing sobre las actividades a realizar y se iniciaba el proceso de arranque.

Este proceso implica una gran coordinación entre la FLYCON (la torre de control del barco), YELLOW DOG (el Jefe del equipo de cubierta) y los helicópteros. Antes de arrancar, el equipo de cubierta autorizaba, mediante un lenguaje de signos convenido, el arranque de las turbinas. En ese momento el helicóptero se encuentra trincado mediante cadenas a la cubierta del barco. Tras el arranque y las comprobaciones previas en cabina, se solicita, mediante otras señales, destrincar el helicóptero y dejarlo libre para el vuelo. El equipo de cubierta destrinca el aparato y forma al lado del YELLOW DOG con todas las trincas y los calzos en las manos para que el piloto compruebe que se han retirado todos.

A partir de ese momento FLYCON autoriza el despegue y se inicia el vuelo.

Durante la travesía se realizaron más de 140 tomas por helicóptero. Estos aterrizajes son necesarios para mantener la aptitud naval de las tripulaciones, aptitud muy exigente que demanda haber realizado al menos 8 tomas y despegues, desde la cubierta, como piloto a los mandos en los últimos seis meses. Además las tripulaciones han de haber realizado el entrenamiento HEAT (Helicopter Underwater Escape Training) que consiste en entrenar la salida desde el agua, de un helicóptero que se ha hundido.

Tras las dos horas y media de vuelo, quedan otras dos y media para preparar el siguiente periodo de vuelo. Las tripulaciones tienen apenas treinta minutos para comer, en horario francés ¡a las 11:30! e iniciar el siguiente periodo de actividad. Tras este segundo periodo de actividad aún queda un tercero que solía finalizar alrededor de las 21:00. Una vez terminados los periodos de vuelo se realiza el mantenimiento del aparato, aún quedan dos horas de mantenimiento antes de cerrar el helicóptero y dejarlo listo para el día siguiente.

Primera toma en el Dixmude de la Marine Nationale francesa

Durante la travesía se realizó un ejercicio de tiro desde Chinook y Súperpuma. Estos aparatos montan ametralladoras de 7,62 mm para autodefensa. Desde el barco se gestionaron tres zonas para realizar el ejercicio a unas 25 millas náuticas del DIXMUDE. Tras quince minutos de vuelo se llegó al centro de la zona de tiro asignada y se largaron unos bidones que harían de blanco. Una vez identificados positivamente, se inició el ejercicio de tiro simultáneo. Los helicópteros en formación, realizaron pasadas en forma de ocho sobre los bidones, permitiendo disparar a los tiradores de cada lado de los aparatos así como al tirador de rampa. El ejercicio concluyó sin novedad al consumir toda la munición disponible, consiguiendo sumar una nueva capacidad a este ejercicio de integración FAMET-Armada Francesa.

En la singladura hacia Barcelona se llevó a cabo un ejercicio de cargas externas (VERTREP). Durante dos horas y media se procedió a enganchar la carga y realizar circuitos de tráfico alrededor del barco. En los enganches y preparación de la carga participaron miembros de la tripulación del buque para conocer de primera mano las particularidades de esta operación, sin duda muy útil para el reabastecimiento desde el barco a unidades desplegadas en tierra o para abastecer a otros barcos.

La vida a bordo se desarrollaba entre los períodos de actividad aérea. El primer briefing solía ser a las 06:30 y el helicóptero quedaba trincado y cerrado alrededor de las 11:00. En los huecos que existían entre vuelo y vuelo las tripulaciones de los helicópteros podían comer, cenar…..y ¡poco más!

Las habitaciones estaban muy bien acondicionadas, ¡casi como las de un crucero de placer!. Hilo musical en cada una, baño y ducha dentro….

Ha sido en definitiva una increíble experiencia, con la Armada francesa que ha puesto de manifiesto su operatividad, y dado muestras de amistad con el Ejército de Tierra español. que ha conocido don este ejercicio las capacidades que ofrecen este tipo de buques.

 

 

AGBS: ejercicio de egresión ‘Minerva 2016’

Combate en población
Combate en población

Dos momentos vitales y profesionales diferentes, más de treinta años de distancia y el mismo y familiar brillo en los ojos.

En el primero se encuentran una veintena de subtenientes que participaban a primeros de junio en las III Jornadas de Actualización para el empleo de Suboficial Mayor. Pertenecientes a la IX y X promociones de la Escala de Suboficiales, volvían a las mismas aulas que los vieron salir en los años 85 y 86 respectivamente. Entre abrazos, recuerdos de batallas vividas y bromas por las muescas que el paso del tiempo dejó en sus cuerpos, se colocaban de nuevo las cadeteras que guardaron en el fondo de la mochila en aquellos años. Verlos inquietos ante un nuevo reto, como aquellos caballeros alumnos que fueron, hace que –al menos en la milicia– se siga confiando plenamente en el género humano.

El segundo momento lo están viviendo unos protagonistas bien diferentes: quinientos sargentos alumnos –hombres y mujeres– de la XLI promoción que el lunes 4 de julio recibieron su Real Despacho de manos del ministro de Defensa. En esta ocasión, antes de quitarse por primera vez las cadeteras blancas ─características de la Enseñanza de Formación de Suboficiales─ e incorporare a la nueva escala, han tenido que superar el ejercicio ‘Minerva 16’.

Estación de Artillería Antiaérea
Estación de Artillería Antiaérea

El lugar que hace posible que la ilusión en la mirada perdure después de tanto tiempo y tantas vicisitudes profesionales es la Academia General Básica de Suboficiales (AGBS). Creada en 1974 en el antiguo campamento ‘General Martín Alonso’ en Talarn (Lleida), hasta la fecha ha templado el alma de más de 25.000 hombres y mujeres orgullosos de su vocación, tal y como reza su himno.

El Minerva 16 es un ejercicio de egresión que se realiza con la finalidad de fomentar el liderazgo,  complementar el nivel de adiestramiento y cohesionar a la promoción. Con la conformación actual de la enseñanza de los suboficiales, los miembros que pertenecen a cada una de ellas sólo permanecen juntos los primeros 4 meses. Tres años después volverán a unirse poco más de una semana para preparar la entrega de despachos, de ahí la importancia de este ejercicio y los días previos de preparación.

Pero no lo hacen solos, parte de su familia está con ellos. Más de doscientos militares de apoyo, además de gran cantidad de medios y materiales de dotación en el Ejército, se han acercado a la AGBS entre el 26 y el 29 de junio. Este personal pertenece a todos los centros de enseñanza del ET implicados en la enseñanza de la Escala de Suboficiales, así como a diversas unidades desplegadas por todo el territorio nacional. Han participado, entre otros, especialistas en reconocimiento y desactivación de explosivos, montaña, NBQ, simulación de enemigo asimétrico, satélites militares y helicópteros. Junto con otros compañeros, medios y disciplinas han conformado las veintidós estaciones que han tenido que recorrer los sargentos alumnos durante el Minerva 16.

Instrucción NBQ
Instrucción NBQ

Los discentes han estado encuadrados tanto en las patrullas operativas como en las células de la Dirección del Ejercicio (DIREX) y en las estaciones de paso. Muchas de las explicaciones teóricas de estas últimas han las han impartido ellos a sus propios compañeros, siembre bajo la supervisión de un cuadro de mando. La resolución de incidencias logísticas e imprevistos también ha sido su responsabilidad con el fin de reforzar el aprendizaje y el proceso de toma de decisiones de mando.

Como complemento a su formación militar, los futuros egresados también han tenido que enfrentarse a los medios de comunicación y responder –en español o en inglés– a las preguntas de una periodista real que ha participado en el ejercicio con fines didácticos. Estas entrevistas sorpresa junto a su papel de ‘empotrada’ en una unidad durante la resolución de un supuesto táctico, daba luego pie a un posterior debate en el que los futuros sargentos se han concienciado del necesario trato con los medios de comunicación. Por un lado, para saber transmitir a los ciudadanos qué hace y cómo trabaja el Ejército de Tierra; por otro, la obligada reserva con algunos temas de actualidad o la manera de gestionar la información cuando puede afectar a la seguridad.

Bajo la ladera del monte Constampla, sobre el que sigue imborrable –aunque ya no pueda leerse– el lema ‘A España servir hasta morir’ que 41 promociones comparten, los sargentos alumnos cruzaban su Rubicón particular la noche del 25 de junio. Un toque de generala les sacaba de su primer sueño para embarcarlos en el que llevan persiguiendo despiertos durante los últimos tres años: conseguir el empleo de Sargento del Ejército de Tierra. Con sus mochilas preparadas para el futuro y a pie y sin dinero, comenzaban el ejercicio… de la Profesión.