Archivo de la categoría: Equipamiento

Superpuma y Cougar, revisiones compartidas

Boletín #DigitalTierra Nº 3 | Octubre 2015

Los Ejércitos de Tierra y del Aire tienen en dotación helicópteros de los modelos Su­perpuma y Cougar y cuentan con personal experto en su mantenimiento y reparación. Por este motivo, desde el año 2009 mantienen vigente un acuerdo de colaboración para el sostenimiento de estas aeronaves, que ha supuesto un importante ahorro económico, así como ganar en agilidad y rapidez en lo que a revisiones se refiere.

El acuerdo establece que Tierra, en concreto el Parque y Centro de Mantenimiento de Helicópteros (PCMHEL), pasa revisiones A/T (cada 500 horas de vuelo o cada dos años, en sus siglas en inglés) a helicópteros del Aire; y que el Aire, la Maestranza Aérea de Madrid (MAESMA), hace lo propio con las revisiones generales (cada 7.500 horas de vuelo o 15 años) de los del Ejército.

Superpuma y Cougar, revisiones compartidas
Superpuma y Cougar, revisiones compartidas

En el año 2011 el acuerdo se amplió y mo­dificó para incorporar el mantenimiento de las turbinas Makila, con las que están dotados estos helicópteros, que realiza en exclusiva MAESMA, ya que es el único organismo en España que cuenta con el banco de pruebas necesario para probar motores.

Hasta la fecha han sido 14 las turbinas de los helicópteros de Tierra revisadas y/o reparadas por MAESMA y ocho las reparadas en el PCMHEL que han pasado después el banco de pruebas —otras cuatro están pendientes—; se han reparado 20 módulos (partes del motor) en el MAESMA.

Las revisiones generales han sido cuatro —otra está en curso—, y el número de las A/T pasadas por las aeronaves del Aire en el PCMHEL han sido tres.

Hay que tener en cuenta que dichas revisiones duran, aproximadamente, una media de un año las generales y en torno a seis meses las A/T, siempre y cuando no haya que esperar a la llegada de una pieza nueva que no se tenga en el taller, en cuyo caso los plazos se incrementan. No obstante, para facilitar esta cuestión, cuentan con una aplicación específica —Intermat— que posibilita tener visibilidad sobre la disponibilidad de repuestos del PCMHEL y MAESMA y facilitar el apoyo mutuo.

Los nuevos Tigre, ‘Al ataque’

Ya han pasado muchos años desde que el primer Tigre llegó al Ejército. Después de muchas horas de vuelo, maniobras nacionales e internacionales y varias misiones en Afganistán han demostrado que no sólo están a la altura de los mejores, sino que en muchos aspectos los superan. En todos estos años no han parado las mejoras para hacerlos más eficaces y demostrar que han nacido para volar y combatir. Los que los usan a diario saben que ya se habla poco de las comparaciones y se habla mucho de sus nuevas capacidades.

Y, ahora, ya están aquí los nuevos aparatos:

ET-707 y ET-708; éstas son las matrículas de los dos nuevos inquilinos de la base “Coronel Sánchez Bilbao”, de Almagro (Ciudad Real). Pero no se trata de unos recién llegados cualesquiera, puesto que estas dos unidades son las primeras de los helicópteros Tigre de la versión española, conocida como HAD (Helicóptero de Ataque y Destrucción).

VISTA LATERAL EN VUELO 707
VISTA LATERAL EN VUELO 707

En el Batallón de Helicópteros de Ataque (BHELA) I los esperaban con entusiasmo, ya que su llegada se ha demorado en múltiples ocasiones debido a retrasos en el protocolo de entrega. Hasta ahora, han tenido en dotación seis unidades de la versión francesa, la HAP (Helicóptero de Apoyo y Protección), que fue la que desplegó en Afganistán, con buenos resultados, para dar cobertura a las tropas españolas durante el repliegue de Qala-i-Naw a Herat.

LOS NUEVOS TIGRE, “AL ATAQUE”
LOS NUEVOS TIGRE, “AL ATAQUE”

La versión HAD mantiene todos los puntos fuertes de su antecesora, pero incluye algunas diferencias y mejoras (en apoyo). Entre los puntos en común con la versión HAP, se encuentran el fuselaje estrecho, para presentar el menor blanco al enemigo; alas con soportes para armas; depósitos auxiliares para combustible; dos cabinas en tándem (piloto y copiloto); cañón de 30 mm en el morro y capacidad para portar misiles y cohetes; y un sistema de defensa con alertadores radar —que avisan cuando un radar le detecta—, alertadores de lanzamiento de misiles, alertadores láser —identifica este incide sobre el helicóptero, indicando si está siendo designado como objetivo—, y contramedidas como el dispensador de chaff (nube de pequeñas y delgadas piezas de aluminio, fibra de vidrio o plástico metalizado) y bengalas, para perturbar la trayectoria de los misiles.

LOS NUEVOS TIGRE, “AL ATAQUE”
LOS NUEVOS TIGRE, “AL ATAQUE”

Por ello, las tripulaciones han tenido que empezar a realizar cursos de actualización, que se imparten en la escuela francoalemana y en la base de Almagro, por parte de la empresa Airbus Helicopters. Los pilotos y tiradores, incluidos los instructores del actual modelo HAP, tienen que calificarse en el nuevo helicóptero. La fase de calificación, denominada “Delta Training”, incluye una fase teórica (de dos a tres semanas) y una de vuelo (de tres semanas de duración con nueve horas de vuelo real).
Por su parte, el personal de mantenimiento debe realizar diversos cursos de actualización, relacionados con la célula (fuselaje, transmisión, rotores…) y motor, y con la aviónica y armamento del HAD; de integración del misil Spike ER y del sistema de cohetes de 70 mm en el nuevo helicóptero; y de mantenimiento del sistema de Guerra Electrónica que lleva incorporado.
El objetivo es que todo el personal se prepare para manejar la nueva versión del Tigre, de la que el Ejército ha adquirido un total de 18 unidades.

VISTA TRASERA EN VUELO 707
VISTA TRASERA EN VUELO 707

Mejoras

– Aumenta en 500 kg el peso máximo al despegue.
– Incremento de las capacidades del motor un 14% y se le instala un dispositivo de lavado.
– Protección balística adicional para las cabinas de piloto y tirador.
– Transpondedor / interrogador para identificación segura de la aeronave.
– Instalación de una segunda radio V / UHF asociada a un cifrador.
– Sustitución del actual sistema analógico de grabación de datos por un sistema digital de grabación de vídeo.
– Radiobaliza de impacto con sistema de localización.
– Sistema de visor mejorado.
– Mejora de la simbología en la presentación de datos en el casco.
– Posibilidad de montar lanzadores de cohetes de 70 mm (en la actualidad: 68 mm).

Con todas estas capacidades, podemos entender que nuestras tropas de Tierra se encuentren mucho más seguras con ellos en el aire.