Archivo de la categoría: En nuestra memoria

TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS

TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS
TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS

Un 20 de septiembre de 1519 se hicieron a la mar desde Sanlúcar de Barrameda, después de pertrecharse con víveres y todo lo necesario para su inigualable odisea, las naos Santiago, San Antonio, Concepción, Trinidad y Victoria y sus 237 tripulantes; casi tres años después, el 6 de septiembre de 1522, regresarían a ese mismo puerto sólo 17 marineros al mando de Juan Sebastián Elcano a bordo de la Nao Victoria, tras haber rodeado por primera vez el mundo, navegando de Oeste a Este. Pronto se cumplirán 500 años de la partida de Magallanes y Juan Sebastián Elcano para cincunvalar la Tierra; y para ese centenario, como Presidente de la Fundación Puerta de América, nuestro compañero Francisco Pacheco Isla trabajaba desde hacía muchos años, como apasionado de la Historia y de la gesta marinera que comenzó y terminó en el puerto de Sanlúcar de Barrameda.

TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS
TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS

Francisco Pacheco Isla, compañero nuestro y teniente de Artillería en la reserva, perteneciente a la 3ª promoción de la Academia General Básica de Suboficiales se nos ha ido demasiado pronto, en esa segunda juventud que vivía en brazos de la Historia y de su amor por su tierra y su Ejército, antes de que llegara ese 20 de septiembre de 2019, el año del V centenario; que con tanta pasión esperaba y por lo que trabajó tanto como presidente de la Fundación Puerta de América.

Ingresaste en el Ejército en aquel lejano 1976 y serviste en nuestras filas hasta tu pase a la reserva en el año 2013; tu promoción sabía de tus andanzas históricas a través de ese libro que publicaste cuando te embarcaste En Busca de las Especias, siguiendo las descripciones del viaje recogidas en El Diario de Antonio de Pigafetta y El Derrotero de Francisco Albo, dos de los 18 supervivientes que arribaron a Sanlúcar después de realizar la gesta, hasta ese momento impensable, de circunvalar por primera vez el globo terrestre.

De forma vocacional, entregada y entusiasta impartiste durante los últimos años conferencias en colegios, centros de adultos, foros culturales, seminarios universitarios, e instituciones como el Ateneo de Sevilla, Ateneo de Chiclana, Casa de la Cultura de Barbate, La Casa de Iberoamérica de Cádiz, la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla y La Casa de América de Madrid, entre otros destacados lugares de encuentro culturales.

TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS
TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS

En 2.011 creaste la Fundación Puerta de América, a través de la que se instrumentalizan las acciones de difusión, promoción y puesta en valor del legado histórico y cultural español.

En los años 2012, 2013, 2014 participaste en diferentes congresos de Historia, siendo el último, el primer congreso de la Primera Vuelta al Mundo en 2016.

Desde el año 2012 creaste el premio anual “Capitán de Galeones”, reconocimiento a personas, instituciones y países que, de una u otra forma, han tenido un vínculo con Sanlúcar de Barrameda y la Carrera de las Indias.

Fuiste autor de más de una veintena de artículos en diferentes revistas y periódicos, habiendo colaborado y escrito en el año 2013 un capítulo sobre la carrera de indias y el puerto de Sanlúcar de Barrameda en el libro “Sanlúcar, La Puerta de América”, primer libro editado por la Fundación Puerta de América.

Fuiste colaborador habitual desde hace 5 años en programas de Historia de radio local.

Y en abril de 2016, presentaste el segundo libro editado por la Fundación puerta de América: En busca de las especias, la Primera Vuelta al Mundo en radio Cope y en La Casa de América de Madrid.

TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS
TENIENTE FRANCISCO PACHECO ISLA, EN BUSCA DE LAS ESPECIAS

Por todo ello, recibirás a título póstumo la Insignia de Oro de la Ciudad de Sanlúcar en el solemne acto institucional del Día de la Ciudad que tendrá lugar el próximo 18 de octubre; una insignia que han recibido personalidades de la talla de José Manuel Caballero Bonald, la Duquesa de Medina Sidonia, el periodista Carlos Herrera o el jugador internacional de fútbol Nolito, entre otros. Esta decisión del alcalde viene respaldada por varios colectivos ciudadanos y particulares que habían solicitado este reconocimiento para nuestro Paco Pacheco Isla.

El alcalde de Sanlúcar, Víctor Mora Escobar, decidió concederle esta distinción en reconocimiento a su labor como divulgador de la Primera Vuelta al Mundo, un hito histórico de cuya conmemoración fue pionero y por la que venía trabajando e investigando en todos los aspectos relacionados con este acontecimiento, como quedó plasmado en su libro En busca de las especias. Y también porque era, sobre todo, una persona muy querida en Sanlúcar, defensora a ultranza de una ciudad a la que situó siempre en el centro de esta conmemoración. Por todo ello, desde el Gobierno local se consideró más que justificada la concesión a Francisco Pacheco Isla del más importante galardón que concede la institución municipal.

Presentación del libro En busca de las especias. La primera vuelta al mundo, de Francisco Pacheco en la Casa América de Madrid
Presentación del libro En busca de las especias. La primera vuelta al mundo, de Francisco Pacheco en la Casa América de Madrid

Ese día, en que recibas desde el Cielo la Insignia de Oro de la ciudad, allí estarán tus compañeros de promoción y con ellos todo el Ejército; ya sabes que si algo nos define es el imperecedero recuerdo hacia los compañeros que ya no están con nosotros.

Francisco Pacheco Isla fallecía el pasado mes de junio víctima de un fallo cardíaco a los 59 años de edad, siempre con nosotros.

CUANDO HABLA LA MONTAÑA

Decía Maurice Herzog que no es más quién más alto llega, sino aquel que, influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente. Estas percepciones las sienten, casi todos los días, los montañeros que, como Herzog y muchos otros, han vivido la montaña llegando a quererla por lo que han recibido de ella.

DSC_0030

También los montañeros del Ejército Español son grandes enamorados de las cumbres, de la naturaleza y de los sentimientos que tanto el esquí como la escalada les generan, casi siempre intensos. Por eso son tan buenos esquiando y escalando, y por eso hacen tan bien su trabajo en condiciones muchas veces adversas.

Dice otro refrán montañero que la unión entre cordadas hace buenos camaradas. El peligro une más. Esta es una afirmación de siempre y con mucho sentido de realidad. La cordada es imprescindible para poder escalar. Al sufrir y salvar peligros juntos, se hacen buenas amistades. Reina la camaradería. La experiencia lo pone de manifiesto.

FO7A7937

El pasado martes 2 de agosto reinaba la camaradería en una cordada en Canfranc, en el Pirineo Aragonés oscense, pero, en esta ocasión, la montaña quiso hablar más alto. Un desprendimiento accidental cayó justo sobre la cordada realizada por componentes del Regimiento de Cazadores de Montaña “Galicia 64”, de la Jefatura de Tropas de Montaña, provocando la muerte del soldado Rubén Rangel Vizuete y heridas de diversa consideración a cinco de sus compañeros. Todos se estaban instruyendo para servir mejor a España y a su defensa en las cimas y los valles de las montañas que tanto aman. Rubén también amaba a la montaña y al Ejército, y ha entregado su vida cuando perfeccionaba sus técnicas de escalada para seguir cumpliendo las misiones que les pudiesen encomendar en ese tipo de terreno.

Rangel Vizuete

Rubén ha ascendido de la montaña de Canfranc a la más alta Cima, y todos los montañeros le lloran y le echan de menos. Pero no van a dejar ganar a la montaña, y seguirán escalando, esquiando y combatiendo entre riscos, gargantas y paredes, glorioso deber que en las cumbres invoca el escalador, según reza su himno. Seguirán siendo vigilantes del alba al anochecer recorriendo el glaciar sin desfallecer y contemplando horizontes sin par. Y Rubén, desde lo más alto, sonreirá, como siempre hacía, y seguirá, bajo la luna, silbando su canción. “ Dueño de la altura triunfador serás: ¡ vencerás, vencerás, vencerás!