Archivo de la categoría: Cultura y Actos

Entrevista a Roberto Álamo y Raúl Mérida, actores de “Zona Hostil”

Este año no ha podido empezar mejor para el actor Roberto Álamo (Madrid, 1970). Con un nuevo Goya a mejor actor protagonista por su papel en Que Dios nos perdone —ya tenía otro como mejor actor de reparto, conseguido en 2013, por La gran familia española—, y dos películas en cartelera —Es por tu bien y Zona Hostil—, parece que los fantasmas de la falta de trabajo que le persiguieron tras recibir su primer “cabezón” se han disipado.

Tierradigital22_1 copia

¿Este segundo Goya ha venido con un pan bajo el brazo?

Pues la verdad es que ya en la post-gala me ofrecieron una película y un par de series, así que no se va a parecer a lo que pasó después del primero, que me tiré siete meses sin currar. No es que siempre pase eso, en mi caso fue una casualidad. Aunque yo creo que el Goya ni te da ni te quita profesionalmente, a veces hay buena suerte y a veces hay mala suerte.

Pero ¿se trabaja con más confianza después de un reconocimiento así?

Lo que sí aporta un Goya es que te sientes querido por la comunidad del cine. Y eso no te lo quita nadie. En realidad, yo me dedico a esto para sentirme amado.

En su caso tuvo claro que quería ser actor después de ver una película…

Sí, la película Días de vino y rosas, de Black Edwards, con Jack Lemmon y Lee Remick. Tenía doce años. Después de verla me tiré tres días llorando a escondidas, y me repetía una y otra vez a mí mismo que quería ser como Jack Lemmon, capaz de generar esas emociones en la gente. Cuando cumplí 18 años le dije a mi padre que había decidido ser actor; no le gustó mucho, pero me dijo que si yo me pagaba los estudios, adelante. Me puse a trabajar de camarero…y hasta ahora.

Su último estreno ha sido la película Zona Hostil, que le ha permitido saber algo del Ejército con el que nunca había tenido contacto…

Yo no hice la mili porque no me llamaron. Cuando tenía 18 años estaba esperando que me llegase la carta, pero nunca me llegó, así que nunca supe nada del Ejército. Por eso yo venía a este proyecto con cierta precaución, imaginaba que me iba a encontrar con un grupo de hombres y mujeres secos, ásperos, con un trato difícil, y para mí fue un descubrimiento. Me encontré con gente que era como yo, con una salvedad: gran parte de esa gente tenía una pasión que yo no tengo, jugarse la vida para salvar a otros seres humanos. Cuando estás al borde de la muerte, lo que hace el ser humano es escapar, pero esta gente lo que hacía era quedarse e intentar solucionar lo que pasaba. Descubrí que aquí hay gente de todo pelaje; he hecho cuatro o cinco buenos amigos.

¿Qué le parece la historia que, además, es un hecho real?

Más allá del hecho trágico que fue lo que pasó con este grupo de militares españoles, como actor, para mí, lo interesante era saber qué sentían los personajes en ese momento. Al ser cine, se trataba de humanizar a los personajes para que se creara cierta empatía con el espectador, y eso era lo que más me llamaba la atención.

¿Qué impresión se ha llevado del Ejército después de esta experiencia con militares?

Lo que me más me ha fascinado de esta experiencia ha sido que la palabra individual no existe. Todo lo hace el equipo, hombro con hombro, es todo colectivo; incluso en la toma de decisiones hay un proceso compartido. Eso me fascinó y me hizo pensar en que a mí, como civil, me falta valentía para hacer lo que estos tipos hacen y con esa pátina de equipo, de conjunto.

Raúl Mérida (Granollers -Barcelona- 1988) estaría realizando patrullas por las calles con el uniforme de la Policía Nacional si esto de ser actor no hubiese ido para adelante. De hecho, había superado la primera parte de las oposiciones cuando le llamaron de un casting y, a partir de entonces, no ha parado de encadenar proyectos. Conocido por el gran público tras su papel de Felipe el Hermoso en la exitosa serie televisiva Isabel, en su último trabajo se ha metido en la piel de un teniente de la Legión en apuros.

Tierradigital22 copia

Policía y actor, ¿eso cómo se come?

Yo desde pequeño quise ser actor. En mi casa siempre imitaba a los actores y, desde muy jovencito, asistí a clases de interpretación. Pero cuando cumplí los 18 empecé a pensar en un plan B y a prepararme las oposiciones para Policía, aunque sin dejar mis clases.

Y desde entonces las cosas han marchado bien…

Pues sí, y cuesta asimilarlo. En mi primera serie de televisión tuve que trabajar con Toni Cantó y yo estaba “acojonao”, pero no deja de ser un privilegio. Ahí es donde más se aprende, trabajando con grandes actores como he tenido la suerte de vivir en estos nueve años de profesión. Aún me emociona y me siento muy afortunado de haber llegado hasta aquí sin nadie a mi alrededor que fuese artista.

¿Le cuesta verse en pantalla?

Verse a uno es una cosa que no me gusta. Al principio me ponía muy nervioso y me daba mucha vergüenza verme delante de la gente.

Pues en el caso de Zona Hostil ha visto la película incluso junto a los que le ayudaron a preparar el papel…

Sí, en Almería (donde también se realizó un pre-estreno). Estaba muy nervioso porque para mí era muy importante la opinión de los militares, y ellos están encantados. El primer reto era gustarles a ellos; ahora, a ver qué dice el resto del público. Algunos, después de verla, se acercaron a mí emocionados y me dijeron que, gracias a esta película, sus familias iban a poder entender qué es lo que hacen ellos en su trabajo o cuando van de misión, porque a veces les cuesta explicárselo.

Lo más complicado de interpretar al teniente Conte, ¿qué ha sido?

Lo más difícil ha sido intentar sentir mínimamente lo que ellos pueden sentir cuando están en una situación de riesgo donde se están jugando la vida, que para mí es algo muy lejano. Por mucho que yo me lo imaginara, por mucho que estuviera rodeado de helicópteros y hubiese disparos, llegar a ese punto de transmitir lo que sienten es complicado, pero creo que está bastante bien conseguido en la película.

¿Y cómo ha resultado la experiencia de trabajar con el Ejército de Tierra?

Para mí era un gran desconocido, pero aquí he conocido a gente maravillosa, entregada, con vocación, que no se queja nunca, gente de todo tipo… Ha sido un gran descubrimiento.

LECTURAS PARA EL MUNDO DE HOY

El teniente coronel Francisco Escribano, profesor de la asignatura Mundo Actual en el Centro Universitario de la Defensa en la Academia General Militar, recomienda a los cadetes para entender su asignatura una serie de libros que deben de leer a lo largo del año.  Libros y autores que han pintado el mundo y sus experiencias con el mágico lápiz de la Literatura, capaces de abrir mentes y romper prejuicios; y si Kafka creía que el libro debía de ser un hacha que rompiera el mar helado dentro de nosotros, sin duda los libros que leen los cadetes en la Academia de Zaragoza son ese hacha que rompe el mar helado que habita nuestro interior.

En estas líneas que siguen, el teniente coronel Francisco Escribano nos da esas herramientas, que muerden y que pinchan,  como pedía Franz Kafka en su carta a Oskar Pollak. Aquí tienen las recomendaciones de lectura para entender el Mundo Actual; les aseguramos que no tienen desperdicio:

Libros-para-entender-mundo-hoy
Lecturas para el mundo de hoy

Stefan Zweig y Tony Judt, Svetlana Alexiévich y J.M. Coetzee, Khaled Hosseini y Marjane Satrapi, Ken Follett y Sergio del Molino, Mary Kaldor y Ryszard Kapuscinski, Muñoz Molina y Lorenzo Silva.

Todos ellos han escrito libros de gran éxito, pero muy diferentes entre sí: novela o cómic; biografía, ensayo  o crónica; en primera persona, con relator omnisciente o con enfoque periodístico; de ficción o de testimonio. Y de esta manera todos ellos han explicado la realidad de su tiempo, que también es el nuestro, la que de una forma u otra han conocido y vivido de primera mano, con un punto de vista personal y original. Es por eso que cada día son invitados a participar en las clases de los cadetes de la Academia General Militar.

En la asignatura “Mundo Actual”, que se imparte dentro del grado de Ingeniería de Organización Industrial, los futuros tenientes del Ejército de Tierra conocen la evolución de los acontecimientos que han marcado y caracterizan el entorno global en que vivimos. Pero la enseñanza de Historia hace tiempo que no es lo que era. Junto a los necesarios apuntes, manuales y estudios de referencia, o las presentaciones llenas de fotografías, nombres, fechas, mapas y gráficos, también se proponen lecturas adicionales que aportan puntos de vista alternativos, más subjetivos pero a la vez más llenos de vida y sugerentes, más cercanos y evocadores. Cada día las clases comienzan con la recomendación de libros y revistas, con lo que por unos minutos los alumnos tienen entre sus manos títulos de temática militar como El Otro Lado de la Colina, Las Nuevas Guerras o La Venganza de la Geografía; también de raíz sociológica como El Mundo de Ayer, La España Vacía o Cometas en el Cielo; otros con profundas reflexiones morales como Eichmann en Jerusalén o El Refugio de la Memoria.

IMG_9790
Lecturas para el mundo de hoy

Con otro enfoque muy diferente, cada alumno debe efectuar la recensión de un estudio o ensayo de tinte más académico, a fin de desarrollar su capacidad analítica y reflexiva, al tiempo que se familiariza con el empleo de referencias y la redacción coherentemente estructurada. Con ello trabaja las competencias de comprensión y expresión escritas mientras profundiza en el conocimiento de la materia teórica o de la zona asignada en el observatorio internacional. Y en la visita a la biblioteca, habitualmente poco frecuentada en el momento digital y casi bradburiano que vivimos, puede ocurrir que mientras elige entre un pesado volumen sobre Geopolítica, un manual de la Guerra Fría, un ensayo acerca de la globalización o el último tratado polemológico, la vista se le vaya hacia otros temas y títulos a los que dedicar el tiempo una vez acabe la presión de exámenes y la entrega de trabajos y prácticas. Aunque sea una novela, un libro de viajes o el cuaderno divulgativo de una campaña militar.

A fin de cuentas, se trata de sembrar para algún día recoger. La lectura contribuye a abrir la mente y matizar los tonos de grises del complicado entorno en que los cadetes van a desarrollar su vida profesional. Para ello son tan válidas las reflexiones morales de Hannah Arendt, las invocaciones a la sociedad abierta del tiburón financiero George Soros, los traumas balcánicos de los personajes de Pérez Reverte o el perspicaz análisis socio-político de Muñoz Molina. Desde un punto de vista más cercano a la milicia pueden serles de utilidad el concepto de lealtad de los protagonistas de Frederick Forsyth, las técnicas contrainsurgentes descritas por Jean Lartéguy –recuperadas recientemente por el general David Petraeus- o las peripecias de los guardias civiles de Lorenzo Silva investigando un crimen en una base en Afganistán. ¿Y por qué no aprender sobre medios de comunicación y redes sociales con El Honor del Guerrero o El Juego de Ender?

IMG_9747B (192)
Lecturas para el mundo de hoy

No en vano, Cervantes dejó escrito que sin las letras “no se podrían sustentar las armas, porque la guerra también tiene sus leyes y está sujeta a ellas, y que las leyes caen debajo de lo que son letras y letrados”.  En el periodo de formación de los futuros líderes de nuestro Ejército, los profesores trabajamos con el objetivo de que sepan comprender mejor su entorno para que así puedan gestionarlo mejor.  Y creemos que con esta heterogénea y un tanto heterodoxa colección de “letras y letrados” los  jóvenes tenientes estarán en mejor condición para afrontar los retos del mundo de mañana.

 

Algunos títulos para comprender (aunque sólo sea un poco) el mundo actual:

Alexiévich, Svetlana………. Voces de Chernóbil
Arendt, Hannah………………. Eichmann en Jerusalén
Card, Orson Scott…………….El Juego de Ender
Coetzee, J.M……………………..Esperando a los Bárbaros
Follett, Ken………………………..El Umbral de la Eternidad
Forsyth, Frederick……………Los Perros de la Guerra
Hosseini, Khaled……………… Cometas en el Cielo
Ignatieff, Michael…………….. El Honor del Guerrero
Judt, Tony…………………………. El Refugio de la Memoria
Kaldor, Mary…………………….. Las Nuevas Guerras
Kaplan, Robert D. ……………..La Venganza de la Geografía
Kapuscinski, Ryszard………. Viajes con Herodoto
Lartéguy, Jean…………………… Los Centuriones
Liddell Hart, Basil…………….. El Otro Lado de la Colina
Molino, Sergio del…………….. La España Vacía
Muñoz Molina, Antonio…… Todo lo que era Sólido
Pérez Reverte, Arturo………. El Pintor de Batallas
Satrapi, Marjane………………… Persépolis
Silva, Lorenzo…………………….. Donde los Escorpiones
Soros, George………………………La Tormenta Financiera
Zweig, Stefan……………………… El Mundo de Ayer

Nota: Esta relación (por orden alfabético) es meramente orientativa, pues sólo se ha incluido un título de los autores que se mencionan en el artículo.

Francisco Escribano. Teniente coronel de Caballería. Centro Universitario de la Defensa (Zaragoza) Profesor de la asignatura Mundo Actual