Todas las entradas por Ejército de Tierra

Blog oficial del Ejército de Tierra

El soldado Juan José Ordóñez recibe la Cruz de la Orden del Mérito Civil

Una joven cae al río Ebro, cuyas crecidas aguas tienen prisa por abandonar la capital aragonesa la fría noche de un treinta y uno de octubre. El cuerpo de la muchacha acaba de pasar, boca abajo, por el puente de Santiago. Los viandantes y una patrulla de la policía local observan atónitos la escena. Han avisado a emergencias y a los bomberos para que acudan lo antes posible en auxilio de la joven…

El soldado Juan J. Ordóñez arriesga su vida para salvar a una joven en el río Ebro
El soldado Juan J. Ordóñez arriesga su vida para salvar a una joven en el río Ebro

Si esta historia hubiera llevado su curso normal, los servicios de emergencias, aun actuando con muchísima celeridad, seguramente nada hubieran podido hacer por la vida de la muchacha que estaba siendo arrastrada por las aguas del Ebro aquella noche, pues nadie ignora que unos pocos minutos con la cabeza bajo el agua es mucho tiempo.

Sin embargo, esta historia quiso que un protagonista involuntario anduviese paseando en ese momento por el puente de Santiago: el soldado del Ejército de Tierra Juan José Ordóñez Pérez desoyendo los consejos de los viandantes y de lo que la razón pudiera sopesar en aquel instante, se desvistió y desde el puente se lanzó a las frías aguas del río.

Una vez en el Ebro necesitó nadar unos doscientos metros hasta que alcanzó el cuerpo de la joven que permanecía inconsciente, sin respiración y sin pulso. Cuando llegó hasta ella tuvo que arrastrarla a la margen derecha del río, y en una zona en la que el agua le llegaba a la cintura, pues era imposible salir del cauce del Ebro, le practicó la respiración cardiopulmonar hasta que empezó a vomitar agua y consiguió reanimarla. Ni la noche, ni el frío, ni la fuerte corriente ayudaban.

El soldado Juan José Ordóñez recibe la Cruz de la Orden del Mérito Civil

El soldado Juan José Ordóñez recibe la Cruz de la Orden del Mérito Civil

Durante unos veinte minutos, que nadie ignora que veinte minutos son muchos, ambos permanecieron en el río aguantando las fuertes corrientes e intentando que el agua no los arrastrara hasta que llegó una zodiac del cuerpo de Bomberos que encontró a la joven con vida y a Juan José exhausto.

Como aquellos que cambian el final triste de una historia por otro mucho más feliz no suelen pasar desapercibidos, el soldado del Ejército de Tierra Juan José Ordóñez Pérez recibió el pasado 5 de diciembre la Cruz de la Orden del Mérito Civil de manos de la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi.

El soldado condecorado está destinado en el Batallón de Zapadores XXII de la Brigada de Caballería “Castillejos” II, con guarnición en Zaragoza. La ceremonia tuvo lugar en la sede de la Delegación del Gobierno en Aragón, con motivo del trigésimo sexto aniversario de la Constitución.

Ahora por Zaragoza cuentan que por el puente de Santiago pasan de vez en cuando ángeles francos de servicio.

¡Gracias, Juan José!

Gustavo Molina, Campeón de España de duatlón

«la disciplina es fundamental para el éxito»
La handbike, una bicicleta que cuesta entre 6.000 y 12.000 euros, obliga a adoptar una postura forzada
La handbike, una bicicleta que cuesta entre 6.000 y 12.000 euros, obliga a adoptar una postura forzada

Un accidente de rápel le obligó a cambiar el ciclismo por el handbike, una modalidad donde se pedalea con las manos. ¿Cómo fueron los inicios en este nuevo deporte?

Agridulces. Por un lado, el handbike me devolvía la libertad y la oportunidad de volver a ser activo, sudar, cansarme y practicar deporte con otra gente, pero, por otro, pasé de ir rápido a subir las cuestas más despacio que los caracoles. Tenía ganas de ser competitivo desde los primeros días.

¿Qué fue lo que le dio “alas” para seguir adelante cuando sus sueños se vieron frustrados?

Lo tenía claro, me volqué en el deporte de competición. Es lo que más quería y decidí apostar muy fuerte por ello.

A pesar de las dudas iniciales, tardó poco en inscribirse en su primera carrera, ¿qué recuerdos guarda?

Fue a las dos semanas de comprarme mi primera handbike y sabía que, si acababa, quedaría el último. Quería aprender y disfrutar, y mi sorpresa fue que no quedé último, sino penúltimo, pero con sabor a gran victoria.

Molina acude a cuarenta competiciones al año, entre triatlones, duatlones, handbike y maratones
Molina acude a cuarenta competiciones al año, entre triatlones, duatlones, handbike y maratones

¿Cuánta distancia recorre en sus competiciones?

Las de handbike suelen estar entre los 40 y los 60 kilómetros, mientras que en los duatlones las distancias sprint son de 5 kilómetros de silla de atletismo y 20 kilómetros de handbike.

‘Los Mundiales de Triatlón y Handbike son, junto a Río 2016, sus objetivos’

En triatlón las distancias son iguales que en duatlón, pero se comienza nadando 750 metros. En atletismo participo en muchas carreras de 10 km y algún medio maratón.

La XXXIV de la Básica, a su lado

Gustavo Molina mantiene uncontacto permanente con sus compañeros gracias a Internet y las redes sociales. «Incluso me siguen ayudando», explica. Este año, sus compañeros de la XXXIV promoción de la Academia General Básica de Suboficiales recaudaron fondos para unas ruedas de competición para la silla de atletismo. «El hecho de que la iniciativa saliera de ellos me ha calado muy hondo. A partir de ahora, la XXXIV siempre correrá conmigo», indica el deportista. Respecto a sus recuerdos en las Fuerzas Armadas, admite que vivió «grandes experiencias, con el compañerismo por encima de todo. Es una etapa de mi vida de la que estoy muy orgulloso y, si volviera a nacer, también la escogería».

En 2012 se alzó con el oro en Handbike, en mayo de este año se proclamó campeón de España de Duatlón y en septiembre debutó en una prueba internacional de triatlón en Madrid, ¿no hay nada que se le resista?

Las sensaciones en el agua (la tercera prueba del triatlón) son todavía muy malas, con la impresión de que alguien te agarra de las piernas y no te deja avanzar, porque mi lesión me impide nadar con una buena técnica. Además, las piernas se me hunden y apenas tengo hidrodinámica. Es la disciplina que trabajo durante más horas y en la que menos recompensa obtengo.

¿En qué se diferencian la bicicleta que utiliza y la silla de atletismo?

Prácticamente en todo. Se trabajan músculos antagonistas y las posturas son muy diferentes, aunque en ambas cuesta mucho mirar al horizonte. En la handbike vas completamente tumbado, mientras que en la silla de atletismo vas sentado sobre las rodillas y con el pecho pegado a los muslos. La handbike tiene cambios igual que en una bici; sin embargo, en la silla golpeas el aro, con una técnica que cambia cuando afrontas una subida o una bajada.

¿Qué precio tiene cada una?

Son excesivamente caras. Una handbike de competición cuesta entre 6.000 y 12.000 euros y una silla de atletismo entre 5.000 y 8.000. Busco en el mercado de segunda mano, porque si no es imposible.

A esos gastos hay que sumar los desplazamientos a las carreras. ¿Con qué apoyos cuenta?

En los primeros años la inversión fue muy fuerte. A los tres años, empecé a tener ayudas de empresas privadas, pero aún me cuesta dinero. Ahora estoy pendiente de una beca deportiva.

Su día a día es similar al de un deportista profesional, ¿qué limitaciones tiene?

Mi rutina es entrenar, con doble y hasta triple sesión, según la fase de la temporada, comer bien y descansar. Mi lesión hace que tarde más tiempo en todo y tengo alguna dificultad al entrar o salir de las piscina o en el gimnasio, donde tengo que cintarme o tirarme al suelo en algún ejercicio.  Una vez acostumbrado, es normal para mí y para los que están a mi lado.

‘La paraplejia no le impide entrenar a diario las tres disciplinas del triatlón’

¿Cuáles son sus próximos retos deportivos?

A corto plazo, el Maratón de Lanzarote, donde me estrenaré en esta
distancia, y de cara al año que viene quiero correr el Circuito Mundial de Paratriatlón, para intentar clasificarme para las Paralimpiadas de Río del año 2016.

¿Qué le aportó su paso por el Ejército de Tierra?

Unos valores que son esenciales en la búsqueda del alto rendimiento: disciplina; superación y no conformarte con poco; tesón y capacidad de sufrimiento; tener la cabeza fría en los momentos importantes; y, sobre todo, mucho trabajo y esperar poca o ninguna recompensa. Mi etapa en el Ejército de Tierra fue una fase muy bonita de mi vida, donde aprendí y viví muchas experiencias que han marcado mi manera de afrontar los retos que posteriormente me ha marcado el destino. Además, ha forjado en mí una actitud muy optimista y mucha fortaleza, que hace que asuntos que para otras personas son grandes obstáculos para mí sean simplemente pequeñas piedras.