Todas las entradas por Ejército de Tierra

Blog oficial del Ejército de Tierra

TÚ PUEDES SER UN JTAC

La figura del Controlador de Ataque Terminal Conjunto es fundamental para cualquier ejercicio en la actualidad. El Ejército de Tierra está formando al personal que precisa para esta función.

¿Qué es un JTAC?

La figura del JTAC (Joint Terminal Attack Controller) se remonta a la guerra de Vietnam (1955-1975). En los conflictos bélicos anteriores, principalmente durante las dos Guerras Mundiales, los apoyos aéreos consistieron en enviar aeronaves, a vanguardia de las propias tropas, a bombardear masivamente las posiciones enemigas sin tener en cuenta los posibles daños colaterales. Esta, entonces, era una estrategia válida: los frentes estaban muy bien definidos y eran casi inmóviles. El riesgo de producir daños colaterales era mínimo. No así en Vietnam, donde los norteamericanos se enfrentaron, por primera vez, a un enemigo invisible, que aparecía inesperadamente y, con frecuencia, muy próximo a las propias tropas. En estas circunstancias, el bombardeo aéreo masivo producía, a menudo, casi tantas bajas propias como enemigas. La opinión pública comenzó a mostrarse crítica con este hecho y el Ejército estadounidense decidió tomar medidas. Por ese motivo crearon la figura del FAC (Forward Air Controller): un piloto que se integraba con las tropas terrestres para coordinar, desde tierra, el ataque aéreo. Ante la imposibilidad de cubrir las necesidades de las unidades terrestres con pilotos, el desempeño de esta función se fue abriendo a otros combatientes específicamente adiestrados para ello. Estos fueron denominados JTAC.

Tierradigital22
Equipo JTAC durante la utilización de una cámara térmica

 

En España, los FAC y JTAC del Ejército del Aire y la Armada han apoyado a las unidades del Ejército de Tierra durante años en Bosnia-Herzegovina, Irak, Afganistán…
Sin embargo, a raíz de las lecciones aprendidas en estos escenarios, el Ejército consideró que debía disponer de sus propios JTAC para disminuir la dependencia y conseguir una mayor continuidad en la instrucción de las unidades (con estos elementos se pueden integrar fuegos conjuntos en la maniobra).

A raíz de la firma de un Memorandum of Agreement con los Estados Unidos, España se acogió a su doctrina en esta materia. Así, en 2015, tres militares del Ejército español realizaron el curso JTAC estadounidense en la Escuela de Operaciones Tierra-Aire de la Fuerza Aérea de ese país en Europa (con sede en Alemania). Ellos se convirtieron en los primeros JTAC certificados del Ejército de Tierra. Varios meses después, los Jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire firmaron un acuerdo por el que se establecían las bases para la creación de un Plan Nacional de Formación JTAC.

En el caso del Ejército, se determinó un objetivo de 20 JTAC, a razón de cuatro nuevos por año. Actualmente, el Ejército de Tierra cuenta con varios JTAC, procedentes de distintas unidades. Hacia abril o mayo comenzará un nuevo curso anual.

¿Qué hace el JTAC?

Los cometidos del JTAC son muchos, pero el último y principal es la realización del CAS (Apoyo Aéreo Cercano, en inglés). Este es un apoyo que pueden realizar, tanto aeronaves de ala fija como de ala rotatoria, cuando hay tropas propias cerca y es necesaria una integración detallada con la maniobra. La responsabilidad del JTAC es enorme, ya que ejecuta dicho apoyo de fuegos en condiciones difíciles con alto riesgo de fratricidio. A la altura a la que vuelan los pilotos, la identificación del objetivo o de quién es amigo y quién enemigo es muy difícil. Por eso, el apoyo CAS no puede hacerse sin que haya un JTAC, el combatiente certificado y cualificado al efecto —pasa evaluaciones anuales para mantener ambas— .

Este apoyo CAS no debe confundirse con el ECAS, también llamado CAS de Emergencia, que puede ser realizado por cualquier combatiente, por lo que la responsabilidad del ataque y sus consecuencias son asumidas por el piloto. Aunque no es una misión específica del JTAC, sus conocimientos de los medios aéreos y sus sistemas de comunicaciones tierra-aire también lo convierten en un elemento muy útil a la hora de gestionar helitransportes o evacuaciones médicas.

Tierradigital22_1
Un equipo JTAC utilizando la recién adquirida radio AN / PRC 117 G y su antena satélite

 

Para la realización del apoyo aéreo, el JTAC debe tener en cuenta la maniobra de las tropas terrestres, ha de resolver los posibles conflictos en el uso del espacio aéreo en la zona del CAS, integrar los fuegos indirectos con el apoyo aéreo, determinar la mejor manera de realizar el ataque de la aeronave, etc Normalmente, y dada la escasez de personal JTAC, su empleo se establece a nivel Batallón o Grupo Táctico. Para poder proporcionar apoyos aéreos a unidades subordinadas, el JTAC suele trabajar coordinadamente con los OFA/NFO (Observador de Fuegos Aéreos/National Forward Observer). Este elemento actúa como un multiplicador del JTAC: es sus ojos y manos donde este no alcanza. Si bien, para la realización de este tipo de CAS, la figura del JTAC sigue siendo imprescindible —es quien dirige a la aeronave y asume la responsabilidad—, aunque realice el control basándose en la información que le proporciona el OFA/NFO. El idioma del CAS es siempre el inglés, tanto en instrucción como en operaciones, aunque se estén empleando aeronaves del mismo país que el de procedencia del JTAC.

¿Qué material y equipo usa un JTAC?

Por ser una nueva figura en el Ejército, los JTAC no contaban con material específico. Sin embargo, recientemente, se han adquirido nuevos materiales. Entre estos se incluyen radios AN/PRC 117G (para las comunicaciones con todo tipo de aeronaves y los elementos de gestión CAS), un designador láser pequeño y ligero, que permite su transporte y uso desembarcado, la cámara térmica (se usa en conjunción con el designador láser para apuntar por la noche), un telémetro láser (permite obtener distancias, orientaciones, ángulos de situación y coordenadas del objetivo tanto de día como de noche), el software (para plasmar todos los elementos que afectan a la ejecución del CAS de una manera gráfica). En el equipo también se incluyen punteros IR, luces estroboscópicas IR, espejo de señales, GPS DAGR con capacidad criptográfica, paneles térmicos, monóculos de visión nocturna AN-PVS-14… Además, en próximas fechas contarán con otras radios AN/PRC.

El JTAC trabaja integrado en un equipo, el TACP (Tactical Air Control Party), que engloba el vehículo en el que trabajan, las transmisiones, los materiales y el personal. Este equipo se compone habitualmente de cuatro personas: el JTAC, su auxiliar, un conductor y un tirador.

¿Cómo se forma un JTAC?

Quien pueda estar interesado en capacitarse como JTAC ha de saber que el curso se realiza en la Escuela Militar de Paracaidismo “Méndez Parada”, en Alcantarilla (Murcia). Lo lidera personal del Ejército del Aire, con apoyo de un instructor de Infantería de Marina y un profesor adjunto JTAC del Ejército de Tierra. Para acceder al curso es necesario estar en posesión de un SLP 3.3.3.2. en inglés, al menos, así como superar un reconocimiento médico del CIMA (Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial) y un examen previo.

Tierradigital22_2
JTAC españoles y norteamericanos en el “Trident Juncture” (2015) de la OTAN

 

Los cuatro aspirantes seleccionados realizan una fase a distancia de tres semanas y, posteriormente, una fase presencial de cuatro semanas, donde, además de la formación teórica, se llevan a cabo prácticas en simulador. A continuación de la fase presente, los alumnos participan en el ejercicio “Acuario”, en el que desarrollan prácticas con aeronaves reales. Finalizado el curso, los alumnos adquieren tanto la certificación como la cualificación que les capacita para ejercer de JTAC.

Para mantener la certificación, estos deben realizar una serie de controles y una evaluación teórica anual. Dichos controles se realizan en diferentes ejercicios “Lucex”, en los que se practican controles con diferentes aeronaves (diurnos, nocturnos, láser, etc.) También se hacen, anualmente, prácticas en el Simulador SIMFAC de Alcantarilla para entrenar escenarios complejos (interacción de muchos elementos al mismo tiempo).

La situación ideal es que el JTAC tenga una experiencia previa como OFA/NFO. De este modo, un Observador Avanzado de Artillería (OAV) accedería al curso OFA/NFO «especializándose» en fuegos aéreos para ejercer de multiplicador del JTAC. Posteriormente, si posee el nivel de inglés requerido, accedería al curso JTAC, homologado por la OTAN. Este es muy exigente —tanto por la cantidad de materia lectiva como por su complejidad— y a él concurre también personal del Ejército del Aire y de Infantería de Marina. Dada la especial dificultad que tiene este curso para el personal del Ejército de Tierra —especialmente los que no tienen la experiencia previa OFA/NFO—, los aspirantes realizan unas jornadas previas en el Regimiento de Artillería de Campaña nº 11, en Castrillo del Val (Burgos). En ellas se intenta que se familiaricen con los procedimientos, vocabulario específico, unidades de medida, etc., para no tener que afrontarlo por primera vez durante el curso.

UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR

Conocer a…………Artillero Sansegundo

David Copperfield y su padre, básicamente, tuvieron la culpa. Un pequeño Héctor Sansegundo, con tan solo ocho años, se dejó impresionar por los shows del ilusionista estadounidense que emitía Antena 3 por aquel entonces. Los trucos que le enseñaba su propio padre en casa hicieron el resto. A los doce, el hoy artillero Sansegundo -destinado en la Academia de Artillería (Segovia)-, actuó en lo que fue su primer espectáculo de magia en un acontecimiento familiar.

UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR
UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR

Ese fue el despegue de este mago-cómico autodidacta, que hasta los 18 años no tuvo contacto con la Asociación de Magos Profesionales de España, en Madrid. Allí asistió a conferencias, congresos… «La formación no es esencial; todo el que trabaje lo suficiente puede hacer magia. Ocurre como con cualquier arte: es cuestión de trabajo, solo que si, además, lo llevas innato, podrás lograrlo en menos tiempo», opina el militar.

En su caso la magia viene mezclada con humor. Esa es su fórmula “mágica”, que, además, ya ha encandilado y hechizado a jurados de distintos lugares del mundo. Ello le ha valido ganar el primer premio mundial latinoamericano FISM FLASOMA (2017), el primer premio nacional de Portugal (2016), el premio nacional de España (2016), el mejor show de calle del Festival Internacional de Magia de Miranda de Ebro (2015), y el primer premio del Festival Internacional de Artistas Callejeros (2012).

UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR
UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR

A sus 27 años, este militar cuenta además con cursos de interpretación, improvisación, clown y teatro, todo ello en una búsqueda incansable de la mejora en su espectáculo: «Me encanta subir a un escenario y hacer que la gente disfrute y se ría. La magia es mi mejor arma para hacer humor. Sobre todo en estos años de crisis, en los que la gente estaba pasando por un mal momento, ayudarles a evadirse un rato de sus problemas, era muy reconfortante», confiesa.

Y es que, como el propio artista asegura, más que los trucos, lo importante es el espectáculo, el personaje, que en su caso mezcla el ilusionismo con el clown y el mimo. Pero esta no era su única vocación. De hecho, siempre quiso ser militar también, un sueño que cumplió hace diez años ingresando en el Ejército de Tierra como militar de tropa profesional.

UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR
UN HARRY POTTER CON MUCHO HUMOR

Desde entonces ha desarrollado su faceta militar en su ciudad natal, Segovia: «Para mí es importante seguir viviendo aquí, por eso en un momento determinado sacrifiqué el ingresar en la Academia General Básica de Suboficiales», explica. Además, el artillero Sansegundo vive, con su espectáculo, un dulce momento que quiere degustar y su actual destino le permite compaginar ambas vocaciones. «Nunca he tenido que decir que no a un show o a un servicio. Bien tirando de días, bien cambiando con compañeros, el mago segoviano puede así viajar allí donde le requieren para animar vidas ajenas con sonrisas e ilusión.