Una leonesa con mucha “maña”

Era una niña cuando la cabo Miriam Marcos descubrió, por casualidad, la lucha leonesa. Estaba jugando en el frontón y la pelota se escapó. Al ir a recogerla vio por una ventana a un chico que entrenaba un deporte que ella no había visto antes pero, inmediatamente, supo que quería hacer lo mismo.

Habló con aquel chico —que actualmente es su entrenador, Jesús Oblanca— y, a los pocos días, empezó a practicar este deporte ancestral, que ha formado parte esencial de su vida desde entonces y al que le dedica la mayor parte de su tiempo libre. Solo ha habido un parón: el que le ha exigido durante los últimos dos años una enfermedad seria con la que, a día de hoy, mantiene firmada una tregua que, confía, sea definitiva. Sin embargo, ni siquiera durante ese tiempo se pudo desvincular, y se dedicó a entrenar a niños.

«Es lo que sucede cuando llevas algo en las venas», explica. Y es que, tanto el padre como el bisabuelo de Miriam practicaron esta forma de lucha autóctona de la provincia de León, aunque no habían hablado de ello antes de que ella se aficionara. Tanto le gustaba que, el hecho de tener que enfrentarse a chicos en las categorías inferiores (porque casi no había chicas y las ligas eran mixtas), no le echó nunca para atrás. «De hecho, les ganaba, aunque a alguno de los padres le sentara bastante mal» y tuviese que oír más de un comentario desafortunado.

Quizá por lo que ella vivió entonces es por lo que se esforzó tanto para fomentar que niñas y jóvenes se aficionaran a este deporte y se lograra organizar una liga femenina, algo que se consiguió en el año 2007. Para entonces, las vitrinas de triunfos de Miriam estaban ya llenas de premios: varios campeonatos de Europa de luchas celtas (que es donde se enmarca la lucha leonesa en las competiciones nacionales e internacionales), y ligas por equipos e individuales. La suma ha seguido y el último triunfo alcanzado es el que acaba de conseguir en Guengamp (Francia), al proclamarse campeona internacional de lucha Back-Hold (la modalidad escocesa de luchas celtas que es, junto a la francesa, las dos que se disputan en este tipo de competiciones).

Cabo Marcos

Para preparar este último torneo se pidió el mes de enero de vacaciones, para poder entrenar, y en su unidad, el Grupo de Artillería de Campaña II/11, no le pusieron ninguna pega. Admiran el coraje y la entrega de la cabo que es, además de una gran deportista, una excelente militar. Y una luchadora, dentro y fuera del círculo de 12 metros en el que se desarrollan los combates.

Nadie mejor que ella para encargarse de la instrucción cuerpo a cuerpo e instrucción no letal en su unidad, donde los compañeros la respetan como a la campeona que es. «Aquí nadie se ofende de que una mujer sepa más mañas (como se denominan las técnicas que se emplean para tirar al rival) que ellos y les eche al suelo», afirma la militar. Otro motivo por el que sabe que no se equivocó en la otra gran elección de su vida: entrar en el Ejército de Tierra.

Cabo Marcos

Al igual que con la lucha, fue algo parecido a un flechazo. Un día vio llegar a su hermano, que estaba haciendo la mili, vestido de uniforme y se dijo a sí misma que un día sería ella la que aparecía igual. Y así sucedió en 2002.

El objetivo que le aguarda ahora es poder participar en el Campeonato de Europa, que tendrá lugar en Islandia, y que se celebra en el mes de abril. Seguro que le echará mucha maña para poder estar allí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s