conocer a … cabo gutiérrez

Conocer a … Cabo Gutiérrez

«El regimiento ha sido mi energía»

Hace unos diez años, el cabo Gutiérrez no se hubiera creído que conocería a sus ángeles de la guarda en Jaca (Huesca). Tampoco hubiera imaginado la llegada de José, su hijo, que le alumbraría en la oscuridad. Tal vez, tampoco pensó que encontraría una familia tan arraigada en su propia unidad, ni que el espíritu de compañerismo iría tan lejos. Es una pequeña parte de lo que el Regimiento de Cazadores de Montaña “Galicia” nº 64 (Brigada “Aragón” I) le ha demostrado al militar desde que ingresó en 2009, cuando su esperanza estaba por los suelos y consideraba que nada podría cambiar el rumbo de su vida.

Al pequeño José le diagnosticaron autismo cuando aún no había cumplido dos años. Un trastorno que le provoca un 41% de discapacidad, aunque el cabo asegura que «mi hijo es una máquina, es muy independiente y en el colegio la profesora me dice que está avanzando mucho». A pesar de ello, él quiso asumir su cuidado y tener la custodia completa y el juez se la concedió. Desde entonces, la madre ha tenido poco trato con el pequeño (y hace mucho que no le llama). Lejos de decaer, el apoyo de su unidad le sirvió para albergar más fuerzas para luchar. La frustración acumulada estuvo a punto de impedírselo, pero no lo logró.

Cuando llegó al Regimiento, le encuadraron en el botiquín —aunque ahora está destinado en la PLMM— y le facilitaron la conciliación familiar, porque él quería estar con su hijo. También sus superiores se implicaron personalmente en la historia y no dejaron que pasase por ningún estado de necesidad. El militar es un padre orgulloso que ha luchado durante estos años por la «alegría de su vida» y reconoce que «siento auténtica pasión por mi hijo, me motiva más».

El cabo recuerda que quien fue su jefe durante tres años, el sargento 1º Morales, le cuidó como a un hijo y, con un instinto protector, le pidió que todos los días, cuando se levantase, le llamase para saber que estaba bien. «Yo comprendía su situación y lo único que he hecho es estar en un momento malo para amortiguarlo —cuenta Morales—. Es una persona con coraje».

El militar ha asumido todos los gastos porque la madre no tiene la obligación de pagar la manutención, ya que no trabaja. Sus compañeros de unidad, conscientes de las dificultades que atravesaba, le han ayudado sin que él se lo pidiera. Pero el cabo Gutiérrez no quiere que su historia envuelva un sentimiento de pena y compasión. Él insiste en que se siente agradecido a todos aquellos que han removido «cielo y tierra para procurar que yo pudiera atender de la mejor forma posible a mi hijo». Por eso, contar ahora su historia es la mejor forma de recordarles, aunque ya no estén en la misma unidad.

Por la cabeza no se le pasa cambiar de destino, después del cariño que su unidad y Jaca le han brindado durante estos 10 años. Le han arropado en sus peores momentos y confiaron en él desde el primer día. «A mí me han levantado aquí, he podido luchar por mi hijo porque el Regimiento ha sido mi energía», insiste. La vida le ha recompensado y él solo puede repetir: «GRACIAS, porque gracias a estas personas he podido sacar a mi niño adelante».

Un comentario en “conocer a … cabo gutiérrez”

  1. “…no quiere que su historia envuelva un sentimiento de pena y compasión…” no lo hay, lo que SI hay es una historia de superación y los que trabajamos con niños como el suyo, sabemos lo que supone para las familias en todos los ámbitos. Con un par!!!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s