EL BUSCADOR DE HISTORIA.

Conocer a: Sargento primero Espinosa.

Para disfrutar del tiempo libre, cada persona tiene su propia receta. La del sargento 1º Espinosa es irse a recorrer el monte en busca de vestigios del pasado. Precisamente esta afición es la que le dio la idea para su trabajo de fin del Máster en Comunicación y Patrimonio de la Universidad de Burgos, que realizó en 2017, y por el que obtuvo la calificación máxima.

Captura
Conocer a: Sargento primero Espinosa

En El patrimonio histórico-militar: perspectivas de comunicación y turismo cultural. El caso de la Guerra Civil española en Burgos, el sargento 1º cataloga hasta 40 elementos defensivos del Frente Norte de la Guerra Civil, en la provincia de Burgos. Se trata de restos de estructuras militares como búnkeres, trincheras, refugios antiaéreos o parapetos, unos excavados en la tierra y otros construidos con piedra u hormigón, que se extienden por la zona norte de la provincia. Sin embargo, a pesar de su valor histórico, no cuentan con ningún tipo de protección y son desconocidos para la mayoría de la gente. Eso es lo que le gustaría cambiar al suboficial, y que en su provincia natal se tomase el ejemplo de otras regiones como Cataluña, que fue pionera, o Aragón, donde tienen en marcha iniciativas para poner en valor vestigios de la Historia reciente de España. «Hasta una ruina puede ser un recurso turístico, y una esperanza para los pueblos donde se encuentra», explica el militar.

Lo comprobó durante su estancia en la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn (Lérida), a la que accedió en 2006. El centro se ubica en la comarca del Pallars Jussá, una zona de frente durante la Guerra Civil en la que se conservan numerosas estructuras defensivas de los dos bandos. «Allí es donde tuve mi primer acercamiento a este tipo de ruinas. Recuerdo que no encontraba libros en castellano y usé una guía en catalán sobre los restos del frente del Pallars», comenta.

16_DSC06671
El buscador de historia.

Dio continuidad a esta afición en su etapa en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares, donde completó su formación como suboficial del arma de Transmisiones, puesto que la Sierra de Guadarrama es otro de esos lugares clave en la contienda. Sin embargo, su vocación por la Historia es muy anterior, le gusta desde niño. Por ello, a pesar de que se decantó por la milicia, siguió cultivando su pasión y, en 2011, se matriculó en Historia en la Universidad de Burgos. Reconoce que fueron «años duros», de mucho trabajo, porque tenía que compatibilizar sus jornadas en el Regimiento de Transmisiones nº 1, donde lleva destinado desde 2008, con las clases. Gracias al apoyo de sus mandos y de sus profesores, logró terminar el grado en 5 años. Hizo las prácticas en el Museo Militar de Burgos, y asegura que la experiencia le resultó fascinante.
Cuando prepara una de sus “excursiones˝, lo hace como un militar que planifica una ruta. Consulta archivos como el de Ávila —una «fuente imprescindible»—, documentación de pueblos de la zona, cartografía y fotografías aéreas. Una vez sobre el terreno, además del GPS y el mapa, los lugareños son una buena brújula. Todos saben donde están «esas cuatro piedras que no sirven para nada». No es cierto. Esas piedras hablan, pero hay que saber escucharlas.

 

Un comentario en “EL BUSCADOR DE HISTORIA.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s