UNO DE LOS NUESTROS

Nadie ignora que los componentes del Mando de Operaciones Especiales son gente valiente que andan desplegados por medio mundo; Malí, República Centroafricana, Iraq, Líbano…;  pero hace unos días en Alicante, esos guerrilleros tuvieron la oportunidad, al recibir la visita de Diego y de su madre Eva, de descubrir a otros dos valientes que cada día saltan de la cama, se ponen su uniforme de luchar y con las armas que les ha dado la vida, viven sus días con fuerza y alegría.

Diego es Asperger y le gustan los trenes y el cuartel de Rabasa, que ve cada tarde cuando vuelve a Campello desde Alicante, donde acude a la asociación ASPALI: ¡Mira, mamá, la base militar de Rabasa! Así que Eva decidió llamar al Mando de Operaciones Especiales solicitando una visita; y como los soldados del MOE siempre están dispuestos a aprender de los valientes le dijeron que cuando quisieran podían acercarse por la base militar.

Allí les esperaba el cabo mayor Emilio García Torralba, días antes se había estudiado lo esencial del síndrome Asperger, una condición de vida donde la persona, que procesa la información de forma diferente, debe aprender a adaptarse a un mundo difícil de entender porque expresa sus mayores dificultades en la interpretación e interactuación social (no comprenden la expresión corporal, el sarcasmo, la ironía, los dobles sentidos…); así como la discriminación de estímulos y percepción de un escenario global; por ejemplo: si entra en un aula donde hay alumnos y está un profesor dando clase, él tardará bastante en interpretar lo que pasa porque sus sentidos le desviarán a cada detalle del escenario (si se cae un lápiz al suelo, el chirrido de la tiza en la pizarra, la tos del niño del fondo, el sol de mediodía que deslumbra…). Y tienen tal capacidad que pueden detectar detalles y cosas que los demás no podemos. Conocerlos es ver lo grandes que pueden ser y lo capaces que son en múltiples campos.

IMG_20171228_130530-01
UNO DE LOS NUESTROS

Y ahora, nos visitaba junto a su madre

El joven Diego desde el primer momento se mostró interesado en todo cuanto rodeaba a la vida de los soldados; visitó el Museo, quiso desfilar como los guerrilleros, se subió en un helicóptero; y cuando le enseñaron el carro de combate no dudó en subir, cuando le explicaron la forma de hacerlo. Eva estaba contenta porque su hijo Diego estaba alegre; y los soldados del Mando de Operaciones Especiales también, por los dos; y porque aprendieron que se puede ser valiente sin ir a lejanos países en guerra; como lo sois tu madre y tú, Diego.

Así que Diego cuando vayas de vuelta a tu casa desde Alicante ya puedes decir: ¡Mira, mamá, la base militar de Rabasa!, Allí están mis amigos del Mando de Operaciones Especiales.

IMG_20171228_134510-01
UNO DE LOS NUESTROS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s