En la piel del reportero

Es casi media noche. La operación ha comenzado. El escenario de trabajo es diferente. No estoy en la  redacción del periódico Tierra, donde trabajo habitualmente. Nuestro pelotón se dirige a la zona en la que se va a desarrollar el despliegue táctico. El capitán Romay, quien está al mando de la compañía en la que se integra nuestro pelotón, ha tenido que asumir un papel importante y poco habitual: garantizar la seguridad de la operación, así como la de los acompañantes (25 periodistas empotrados en su unidad).

Tierra digital 28_2
En la piel del reportero

Veinticinco profesionales de la comunicación se han acercado al Ejército de Tierra durante las XIV Jornadas de corresponsales, organizadas por el Departamento de Comunicación del Ejército y la Escuela de Guerra.

Reptamos por el suelo frío de la noche, cuando ya es 19 de octubre, evitando ser descubiertos por el enemigo. Nuestro material periodístico se ha quedado en el campamento. No ha sido posible traerlo hasta aquí. Por otro lado, sería complicado dar utilidad a un bolígrafo y a una libreta en la oscuridad. Mientras nuestros militares coordinan el desarrollo de la operación, nosotros, como periodistas, mantenemos todos los sentidos atentos para tratar de recordar cada uno de nuestros pasos. Un despiste puede poner en peligro la operación o podríamos caer en manos del enemigo. Imagino por un momento la posibilidad de ser secuestrado y recuerdo los 299 días que sufrió en cautiverio el periodista español Antonio Pampliega (quien dio una conferencia durante las Jornadas). Sólo pensarlo me horroriza.

Entramos por una de las ventanas del sótano, accedemos a la primera planta por la escalera. Un silencio escalofriante envuelve la escena. De repente,  un tiroteo rompe la monotonía. Los tres periodistas  de mi pelotón nos tiramos al suelo. Parece que han abatido a un terrorista. Recuerdo las palabras del coronel G. Lodeiro: «No puedes relajarte en  zona  de  conflicto. El riesgo siempre está ahí». Avanzamos despacio y descubrimos que uno de los heridos es de los nuestros. Afortunadamente, parece que ha logrado cortar la hemorragia y le atiende el personal cualificado de la unidad. Cada minuto cuenta. Nos retiramos manteniendo la seguridad. El convoy nos devuelve al campamento. La operación se ha desarrollado con éxito. Periodistas y militares nos hemos metido en la piel del otro.

Tierra digital 28_3
En la piel del reportero

¿Sólo ha sido un simulacro? Quizá haya sido mucho más. Las XIV Jornadas de Corresponsales, entre el 16 y el 20 de octubre, han acercado a periodistas a la realidad del conflicto, pero también ayudan a nuestros militares a contagiarse del trabajo del reportero. Hemos sido una parte más de las operaciones que se han desarrollado.

Ha sido una gran oportunidad —hay tres solicitantes por cada plaza para realizar estas Jornadas— y no hemos desperdiciado ni un segundo. El rostro de Verónica Muñoz, periodista de Radio Nacional de España, explicaba todos esos sentimientos cuando despegaba por primera vez en un Chinook. «Algo que para ellos es muy habitual, para mí se ha convertido en un acontecimiento. Ha sido una sensación muy bonita, entre que no notas muy bien el ascenso y que en el vuelo íbamos viendo al Superpuma que teníamos justo detrás…».

Tierra digital 28
El grupo de periodistas realizó un vuelo en Chinook y Superpuma hasta las FAMET

Similar era la impresión del periodista de TVE Javier Gutiérrez al desplazarse en un vehículo TOA por el campo de maniobras “Los Alijares”, en Toledo: «Ha sido una sensación única por la capacidad que tiene este tipo de vehículo para recorrer cualquier terreno y la brusquedad con la que lo hacen».

Sin embargo, la emoción no podía dar lugar al despiste. Debemos recordar, en todo momento, que estamos en un ambiente de guerra. Lo sabe bien Adriana Alonso, de la productora Publi Ondas, quien aprendió a base de sustos a crear un cargador para móviles utilizando el cable del intermitente de un vehículo. Seguro que la próxima vez estará preparada si hay un cortocircuito.

Tierra digital 28_4
En la piel del reportero

Algunos ya contaban con ventaja, por haber estado empotrados, anteriormente, en misiones en el exterior. Ese es el caso de Luis Ruiz, cámara de Mediaset, que estuvo con tropas estadounidenses en Irak. Aquella vez vivió en primera persona «un ataque de proyectiles a la base». Reconoce que, después del Curso de Corresponsales, no olvidará incluir en su mochila un torniquete, ya que en ocasiones anteriores no lo llevaba consigo durante su empotramiento en zonas de conflicto.

Tierra digital 28_5
Los participantes aprendieron a desplazar a heridos con la Técnica Boa

Una experiencia entre aire y tierra; riesgo y calma; noche y día; militares y reporteros… en la que la información y la seguridad han convivido de la mano en un ambiente hostil. Y de telón de fondo la Bandera, la que representa a todos los españoles. Tras ella aguardan familiares, amigos y compatriotas que esperan el regreso de los que están lejos. En nuestra maleta nos llevamos una experiencia que, seguramente, nunca olvidaremos.

Tierra digital 28_6
Fotografía de familia de los participantes de las XIV Jornadas de Corresponsales

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s