Una misión especial

Mercedes Rodríguez está de misión en Turquía. Su marido, Pablo, está en casa cuidando de sus dos hijas, Nerea y Alba, de 4 y 8 años. Ella lleva cerca de seis meses cumpliendo con su deber en la base de Incirlik, en Adana. Hasta ahí, nada de particular: una militar sale de misión lejos de casa con la Unidad Patriot junto con otros cerca de 150 compañeros de armas, presta servicio donde le ordenan, realiza sus trabajos cada día, y cuando puede se pone en contacto con su familia, para ver cómo están todos. Hasta ahí nada de particular.

Mercedes Rodríguez
Mercedes Rodríguez

Tampoco tiene nada de particular la profesión de su marido, también es militar. Dos jóvenes que se conocen en su lugar de trabajo y terminan compartiendo sus días y formando una familia. Los dos prestaban servicio en la misma batería del Regimiento de Artillería Antiaérea número 81. Hasta ahí nada de particular.

Pero como la diferencia en toda historia la marcan los detalles, esta cabo 1º de artillería lleva un año muy especial, su marido también lleva un año muy especial y, por supuesto, sus hijas también llevan un año muy especial.

Conviviendo veinticuatro horas al día
Conviviendo veinticuatro horas al día

Todo comenzó cuando, hace justo un año, a su marido lo comisionaron para la misión en la base de Incirlik en Adana, una gran población situada al sur de Turquía y que una unidad Patriot española está defendiendo de la posible caída de misiles en esa zona tan poblada desde territorio sirio. Es una misión OTAN, amparada en el artículo 5, y a solicitud del gobierno turco. Hasta ahí todo normal, su marido iría con la III rotación de Unidad Patriot de misión a Turquía durante seis meses, de enero a junio, y ella se quedaría en el Regimiento y al cuidado de sus hijas. Hasta ahí nada de particular.

Pero, claro, hay oportunidades y experiencias que para un militar es difícil dejar pasar; y cuando ella fue comisionada para la IV rotación de la unidad Patriot en Adana, lo habló desde la distancia con su marido y decidió hacer el petate y volar con su Regimiento a Turquía.

En Turquía
En Turquía

“Este año coincidimos en Valencia cuatro días para hacer el relevo de la casa y las niñas”, comenta, “él regresó de misión a primeros de julio y cuatro días después volaba yo a Adana. La verdad es que en el Regimiento en Valencia siempre nos han apoyado, y cuando hemos estado alguno de nosotros solos, hemos tenido mucha ayuda para poder conciliar familia y trabajo, sobre todo cuando las niñas caían enfermas o cualquier otra cosa que necesitáramos.”

Unidad Patriot
Unidad Patriot

Cuando habla de su experiencia, ahora que le quedan pocos días para regresar a casa, se emociona; y no para de hablar del buen ambiente que se ha vivido durante la misma, y de todos sus compañeros de armas que con ella la han venido cumpliendo durante todo este tiempo. “Aquí somos una gran familia que convivimos las veinticuatro horas del día durante seis meses, y para que la misión funcione el apoyo mutuo de todos los compañeros es fundamental”

Pues lo dicho, nada de particular. Dos misiones, dos militares, una familia.

Fotografías: Ángel Manrique e Iván Jiménez

3 comentarios en “Una misión especial”

  1. EJERCITO DE TIERRA

    Muchísimas gracias mi deseo es que esta navidad , nos una el respeto y la comunicas ion

    Feliz Navidad España

    LILIANA CABRERA VERA ________________________________

  2. “Dos misiones, dos militares, una familia.Pues lo dicho, nada de particular” buena frase para los que trabajáis en ese mundo; visto desde fuera, se puede intuir la dificultad que conlleva.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s