Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.

«Deberíamos aprender del liderazgo de Escipión»

Santiago Posteguillo (valencia, 1967) es profesor de literatura y lengua inglesa en la universidad jaume I de Castellón y, al mismo tiempo, el exitoso autor de libros como Africanus: el hijo del cónsul, Las legiones malditas o Los asesinos del emperador. Sus trilogías sobre personajes del mundo clásico (Escipión, Trajano…) se leen y se venden, con gran éxito, en España y América Latina.

¿Cómo se lanza a la aventura de escribir novela histórica?
Siempre me gustó tanto la literatura como la historia. Siendo así es bastante lógico terminar en un género híbrido, el de la novela histórica, que me permite disfrutar al mismo tiempo de estas dos grandes pasiones.

Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.
Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.

¿Pensó en algún momento que tendría tanto éxito? ¿Cómo le afecta en su vida diaria?
Albergaba la esperanza de poder publicar y vender algunos miles de ejemplares para que la editorial quisiera otra novela mía. Lo que nunca imaginé es que novelas como las de la trilogía de Escipión o las de la trilogía de Trajano llegaran a vender centenares de miles de ejemplares, y que además sería un autor leído tanto en España como en toda América Latina. Esto ha afectado, sin duda, a mi vida diaria: he de buscar formas para compaginar mi actividad como profesor con las promociones de las novelas, que implican muchos viajes. Además he de encontrar tiempo para los viajes de documentación, ya sea a Italia, Turquía o Rumanía. Y, en medio de toda esta vorágine, he de poder sentarme y escribir; y, lo más importante, reservar tiempo para la familia.

Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.
Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.

¿Qué le aportan las civilizaciones clásicas como escenarios donde desarrollar sus tramas? ¿qué es totalmente histórico y qué no?
Somos descendientes de Grecia y Roma. Entender bien estas civilizaciones implica comprender mejor de dónde venimos y eso nos equipa para poder afrontar con más experiencia e inteligencia nuestro presente y nuestro futuro. En mis novelas, todos los grandes acontecimientos y personajes históricos son reales. Sin embargo, nadie tenía grabadoras en aquella época y los diálogos privados entre un emperador y su esposa, o entre dos legionarios antes de entrar en combate, o entre un gladiador y una gladiadora antes de que uno de los dos salga a la arena, no están recogidos en ningún sitio. Pero esos diálogos, esas escenas, existieron. El novelista histórico puede aquí añadirlos con su imaginación dotando de mucha más intensidad al relato histórico, humanizando a estos personajes, haciendo que los lectores se reconozcan en ellos, en sus crisis, en sus momentos de felicidad, en sus victorias y en sus fracasos.

«Nunca imaginé que vendería centenares de miles de ejemplares»

¿Con sus libros pretende algo más que el mero entretenimiento del lector?
Hay un debate entre los propios novelistas históricos sobre si una novela de este tipo ha de ser o no didáctica. En mi caso, el entretenimiento va por delante de todo, pero creo que divertir a la gente no está reñido con el rigor histórico.

¿Qué deberíamos aprender o extrapolar del mundo clásico a nuestra época?
La oratoria clásica, por ejemplo. La gente habla muy mal hoy día, ya sea en programas de televisión de dudosa calidad o en tertulias políticas. Incluso el nivel de los parlamentarios deja mucho que desear en general, aunque siempre hay excepciones. También podríamos recuperar el pensamiento crítico de filósofos y escritores del mundo clásico, de sabias y escritoras del mundo antiguo también —pues también las hubo, aunque sean menos conocidas, como Hipatia o Safo— y, desde luego, modelos de gobierno ejemplar como el de Trajano, o la inteligencia en el liderazgo de Escipión o Aníbal.

Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.
Entrevista a Santiago Posteguillo, escritor.

¿Qué trabajo de documentación realiza para cada novela?
Primero acudo a las fuentes primarias, es decir, los textos de los autores de la época que recreo. Luego, leo los estudios modernos, de los siglos XX y XXI, sobre los personajes que tendrá el nuevo relato. Como complemento, visito museos, yacimientos arqueológicos, acudo a festivales de recreación histórica y, por supuesto, visito parte de los emplazamientos donde se desarrollará la acción.

Actualmente, el mundo editorial es un negocio más. ¿Cómo cree que afecta esto a la calidad literaria y en qué forma determina al autor?
Yo escribo con total libertad. Selecciono al personaje o la historia que me interesa. Escribo la novela y luego la presento a la editorial. No acepto imposiciones sobre asuntos sobre los que escribir, pero, por supuesto, escucho lo que me dicen los editores o mi agente, porque tienen, con frecuencia, buenas ideas y mucha experiencia. Lo que hay que desterrar es la idea de que una obra muy comercial, un superventas, tiene que ser, por definición, mala literatura.

¿Tiene alguna relación con la institución militar?
Tengo amigos que están o han estado en el Ejército y que han participado en algunas de las misiones más complejas en las que ha participado España. Todos gente de principios, recta, seria.

¿Cómo valora la labor del Ejército?
Siento un profundo respeto y admiración por la intensa labor de defensa y humanitaria que el Ejército hace dentro y fuera de nuestras fronteras. Creo que cada vez son más los que comparten esta visión. Además, mi reciente visita a la Academia General Militar de Zaragoza me permitió confirmar su enorme grado de profesionalidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s