Dedicado a nuestras familias: ‘Caminos que recorrer’

Cuentan que todo viaje empieza con un primer paso, un pequeño paso; pero, en el Ejército, algunos de esos viajes a lugares remotos y peligrosos tienen su principio en la necesidad de cumplir una misión.

img_8932

La misión puede consistir en  trabajar como Fuerzas de Mantenimiento de la Paz para Naciones Unidas en Líbano; o como instructores de las Fuerzas Armadas de los gobiernos legalmente constituidos y que luchan contra el terrorismo en Mali o Irak; o vigilar los cielos con baterías antiaéreas de un país perteneciente a la OTAN como en Turquía; o una misión de asesoramiento en la República Centroafricana; o en la República Democrática del Congo; o…

Este tipo de viajes son capaces de cambiar el presente y el futuro del viajero; los llenan de nuevas experiencias, sentimientos y emociones ; aunque, a veces, el cumplimiento de la misión puede acarrear dejar la vida allí; y quien es desplegado a operaciones está dispuesto a ello; porque los soldados donde les mandan van y donde se les requiere se presentan.

img_9393

Pero, ¿de qué están hechos estos viajeros que les mandan a  lugares lejanos y, a veces, peligrosos?

La principal condición que portan estos hombres y mujeres es la de saber que están haciendo lo correcto, que sus trabajos, a veces en escenarios muy complejos, traen beneficios y seguridad al pueblo español y a aquellos que también necesitan de su ayuda en países llenos de violencia. Esos viajeros tienen la convicción de que hacen lo que se debe hacer y lo que tienen que hacer.

Ese es el primer paso de su viaje, pero desde mucho antes no han dejado ni un momento la dura preparación, el estudio, los largos días y las largas noches de maniobras, el conocimiento de los medios que el pueblo español pone a su disposición, o  el entrenamiento físico.

Los viajeros regresan a casa y cada uno de ellos traerá de su misión su propia memoria, y contarán cosas diferentes aun habiéndolas vivido en el mismo lugar y en el mismo momento, porque es bien sabido que lo que el ojo ve no se queda sólo en la retina.

_mg_3342

A la vuelta les esperan sus familias -sus hijos, sus parejas- que han vivido su aventura de una forma distinta con esfuerzo; que han hecho ese viaje, en vez de en el presente como el viajero, en el pasado; llenando muchos de sus momentos en casa con los recuerdos que tenían antes de que el viajero diera ese primer paso con el que comienza todo camino. Porque ellos, su familia, sabe bien que los soldados donde les mandan van, donde se les requiere se presentan.

Gracias por esperarnos siempre

pdf_icon_16x16 Artículo Boletín Tierra mayo 2015 (página 7): ‘En casa, sin novedad’. Experiencia piloto de apoyo a las familias del personal en Operaciones,

 

Un pensamiento en “Dedicado a nuestras familias: ‘Caminos que recorrer’”

  1. Difícil situación, a la que por mucho que te digan que te acostumbrarás, no acabas de acostumbrarte. Hasta que no les tienes en frente, y a sabiendas de que es su trabajo, no se esta tranquilo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s