CUANDO HABLA LA MONTAÑA

Decía Maurice Herzog que no es más quién más alto llega, sino aquel que, influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente. Estas percepciones las sienten, casi todos los días, los montañeros que, como Herzog y muchos otros, han vivido la montaña llegando a quererla por lo que han recibido de ella.

DSC_0030

También los montañeros del Ejército Español son grandes enamorados de las cumbres, de la naturaleza y de los sentimientos que tanto el esquí como la escalada les generan, casi siempre intensos. Por eso son tan buenos esquiando y escalando, y por eso hacen tan bien su trabajo en condiciones muchas veces adversas.

Dice otro refrán montañero que la unión entre cordadas hace buenos camaradas. El peligro une más. Esta es una afirmación de siempre y con mucho sentido de realidad. La cordada es imprescindible para poder escalar. Al sufrir y salvar peligros juntos, se hacen buenas amistades. Reina la camaradería. La experiencia lo pone de manifiesto.

FO7A7937

El pasado martes 2 de agosto reinaba la camaradería en una cordada en Canfranc, en el Pirineo Aragonés oscense, pero, en esta ocasión, la montaña quiso hablar más alto. Un desprendimiento accidental cayó justo sobre la cordada realizada por componentes del Regimiento de Cazadores de Montaña “Galicia 64”, de la Jefatura de Tropas de Montaña, provocando la muerte del soldado Rubén Rangel Vizuete y heridas de diversa consideración a cinco de sus compañeros. Todos se estaban instruyendo para servir mejor a España y a su defensa en las cimas y los valles de las montañas que tanto aman. Rubén también amaba a la montaña y al Ejército, y ha entregado su vida cuando perfeccionaba sus técnicas de escalada para seguir cumpliendo las misiones que les pudiesen encomendar en ese tipo de terreno.

Rangel Vizuete

Rubén ha ascendido de la montaña de Canfranc a la más alta Cima, y todos los montañeros le lloran y le echan de menos. Pero no van a dejar ganar a la montaña, y seguirán escalando, esquiando y combatiendo entre riscos, gargantas y paredes, glorioso deber que en las cumbres invoca el escalador, según reza su himno. Seguirán siendo vigilantes del alba al anochecer recorriendo el glaciar sin desfallecer y contemplando horizontes sin par. Y Rubén, desde lo más alto, sonreirá, como siempre hacía, y seguirá, bajo la luna, silbando su canción. “ Dueño de la altura triunfador serás: ¡ vencerás, vencerás, vencerás!

Un comentario en “CUANDO HABLA LA MONTAÑA”

  1. Subiendo el otro día a Coll de ladrones, pasé por el lugar del accidente, que estremece sólo pensar lo que allí ocurrio y lo que tuvierón que sentir sus compañeros.
    La montaña es así: da alegrias y de vez en cuando tristezas, y no estamos libres nadie. Una lastima. QEPD

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s