Dos policías militares con mucho olfato

Janko y Tusco
Janko y Tusco

Janko y Tusco son dos componentes de la Sección de Policía Militar, a las órdenes del teniente Gil, que desplegaron en Polonia entre el 17 de mayo y el 9 de junio para garantizar la seguridad al Elemento de Mando Inicial (ICE) —que es el Cuartel General del Mando Componente Terrestre reducido— durante los ejercicios “Brilliant Jump”, “Valiant Falcon” y “Anakonda”.

Son muy especiales y me hubiera encantado poder charlar con ellos para hacer esta entrada, pues seguro que tienen mucho que contar, pero aún no controlo su “idioma” y hay matices que se me escapan, por lo que me conformé con hablar con sus guías.

Janko tiene unos 8 años (por lo que ya está próximo su pase a la reserva) y es especialista en Detección de Explosivos (DEX); Tusco ronda los 5 y su especialidad es la Detección de Drogas y Estupefacientes (DDE).  Desde que eran unos cachorros de 8 meses, aproximadamente,  se han instruido para ser los mejores en lo suyo y, por lo que parece, no hay nada que escape a su olfato.

En plena búsqueda de explosivos
En plena búsqueda de explosivos

Su día a día es como el de cualquier militar: a primera hora forman con la unidad para subir Bandera
—con la diferencia de que ellos pueden estar en posición de sentados mientras suena el Himno y no es falta de respeto, ¡ni mucho menos!—; después se unen al grupo para hacer deporte ¡hay que mantenerse en forma! y una carrerita nunca sienta mal; al finalizar toca el aseo y/o cepillado (para detectar cuerpos extraños); y no puede faltar la instrucción diaria, en su caso DEX y DDE; y en el de otros compañeros, pues en Seguridad y Combate (SYC) o en Detección de Minas y Explosivos (DME).

Con la Bandera de la OTAN
Con la Bandera de la OTAN

Para una persona, salir de misión es un motivo de estrés, aunque no le desagrade, por todo lo que hay que organizar personal y profesionalmente antes de irse. Sin embargo, para un can es todo lo contrario, como demuestra un estudio de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia.  Ellos disfrutan más estos meses en los que comparten todo el tiempo posible con su guía. En territorio nacional, cuando finaliza la jornada laboral, el tiempo en el núcleo cinológico es un poco más “aburrido”; no hay más que ver las muestras de alegría cuando llegan los guías a recogerlos por las mañanas, «sobre todo los lunes», como comenta el guía.

Además, para soportar mejor las temperaturas extremas, como las que hay en Afganistán (donde ha estado Janko) tienen unos chalecos refrigerantes. Por otra parte, para los viajes (que son igual de incómodos y largos para todos) tienen unos transportines bastante amplios que les permiten estar de pie y estirarse.

Para cuando mejore mis conocimientos de “perruno” les preguntaré que se llevan de su estancia en zona de operaciones, pero de momento creo que puede valer con ver lo felices que salen en las fotos.

Rosa Isabel Gonzalez Cañas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s