OTRO SALTO CON ANTONIO

ESPÍRITU DE EQUIPO : EL VALOR INDIVIDUAL SUPONE MUCHO, EL VALOR COLECTIVO Y EL ESPÍRITU DE EQUIPO LO PUEDEN TODO.

“Porque tenemos sentido del riesgo, cara a la muerte. Porque nos sacude el alma, ante un abismo abierto con su ingrata incertidumbre. ¡Te pedimos Señor! Luz para proyectarla sobre el auténtico valor de la vida, cuando se gane o se pierda en aras del deber.”

La milicia entraña riesgos, y esos riesgos son calculados, aceptados y, en la mayor medida posible, evitados por los profesionales de la misma. Quienes saben mucho de esto son los componentes de la Brigada Paracaidista “Almogávares VI”, que han sido testigos, a lo largo de su ya dilatada historia, de las terribles consecuencias que puede tener un accidente en el transcurso de un salto.

homenaje paracaidista (BPAC II) Homenaje CLP SierraHomenaje paracaidista (BPAC II) CLP Sierra

“Serenidad que sujete nuestros ánimos ante el vértigo del instinto y del mundo; Optimismo espiritual Para conseguir que sean nuestros el Valor, Amor al sacrificio, Dureza, Fortaleza, Generosidad y auténtico Compañerismo”.

El último de ellos sucedió hace ya un año en el Centro de Adiestramiento de “San Gregorio”, en Zaragoza. El Caballero Legionario Paracaidista quintanareño Antonio García Sierra, de la Compañía de Reconocimiento Avanzado, falleció el 27 de marzo de 2014 a causa de un accidente paracaidista durante un salto nocturno en el transcurso del ejercicio “Alfa Reunidas”.

Los valores reflejados por el Credo Paracaidista quedaron patentes en su misa funeral del 29 de marzo de 2014 en Quintanar de la Orden, y han lucido refulgentes un año después, durante el ejercicio “Thunder”, desarrollado por la Brigada en el mismo Centro de Adiestramiento zaragozano entre el 20 y el 30 de abril pasados. Ante el vértigo del instinto y del mundo, tuvieron la entereza y la grandeza de realizar un emotivo acto de recuerdo a Antonio ante un monolito de piedra erigido en su memoria, consiguiendo que, como siempre, fueran suyos todos los valores de su Credo.

“Y esperanza en que Tú, Dios Padre, Creador de todas las cosas, estés en el aire y en el suelo, Para abrazarnos, curar la herida, o recoger nuestra alma.”

Ellos conservan esa esperanza cada vez que saltan, y nosotros la compartimos, mientras un quintanareño, desde el Cielo, les sonríe y les susurra: “¡Desperta Ferro!”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s