Prim, el hombre que buscaba un Rey, en el Museo del Ejército

Madrid, 13 de mayo de 1870. Serenísimo Señor: el Gobierno del Regente considera llegado el momento de dar una solución definitiva al momento que atravesamos. Los dignos ministros que componen el Gobierno que tengo el honor de presidir anhelamos el bien de la patria y la consolidación de sus libertades. Sabido es que al resolver la cuestión de Monarca, amigos y apasionados de V.A. se acordaron de los servicios prestados a la causa constitucional por el pacificador de España. Para este caso, y, según lo he hecho autorizado por el Gobierno, como lo estoy en esta ocasión presente, en todas las candidaturas anteriormente iniciadas, con los respetos debidos, desearía saber si podría contarse con la aceptación de V.A. para Rey de España en el caso de que las Cortes Constituyentes y soberanas se dignaran elegirle. 

Correspondencia del General Prim. Biblioteca Academia de Infantería.
Correspondencia del General Prim.
Biblioteca Academia de Infantería.

Es hecho conocido que mediante esas letras manuscritas el general Prim ofreció al general Baldomero Espartero la corona de España después de la revolución de 1868, que se denominó la Gloriosa; pero no es tan conocido el hecho de que esa  carta, así como su respuesta, se hallan en la biblioteca de la Academia de Infantería de Toledo en una bonita sala que guarda parte del legado del general Juan Prim y Prats, héroe de los Castillejos.

En esa biblioteca podemos ver, además de las cartas mencionadas, sus uniformes, los objetos que usaba a diario, varios  cuadros del general, uno de ellos de Luis de Madrazo, o el espadín que portaba la tarde que lo asesinaron en la calle del Turco, y que se ve doblado porque, cuentan, que se apoyó en él cuando ya estaba herido.  Todo eso se encuentra depositado en la Academia de Infantería de Toledo. ¡Esa sala es todo un descubrimiento!

Pero si lo que pretendemos es ver el diván donde yació Prim malherido, o el famoso cuadro de La Batalla de los Castillejos en el que el general arenga a los voluntarios catalanes que combatían  en Marruecos tendremos que visitar el Cuartel General del Ejército.

De todas formas, estamos de suerte, porque para conocer la figura del general Prim y su legado, tenemos una oportunidad única en el Museo del Ejército de Toledo visitando una de las mayores exhibiciones temporales sobre el general jamás expuesta: Juan Prim: de soldado a presidente.

Sable General Prim. Academia de Infantería.
Sable General Prim. Academia de Infantería.

Cerca de 450 piezas de todo tipo ayudarán al visitante a acercarse a la figura del general Prim (1814-1870) y a la Historia de España comprendida entre el final de la Guerra de la Independencia y el derrocamiento de Isabel II.

El secretario general del Museo y comisario de la muestra, coronel José Federico Fernández del Barrio, explica que Juan Prim, de cuyo nacimiento se cumplen dos siglos, «fue uno de los militares y políticos más influyentes del siglo XIX y es uno de los más recordados hoy en día». En este sentido, afirma: «Comenzó la Primera Guerra Carlista como soldado y la acabó como coronel, ascendido por méritos de guerra. Luego llegó la Guerra de África, que es su episodio más conocido», señala en alusión a su participación en la batalla de los Castillejos (1860).

«Su faceta como político no es tan conocida —continúa el coronel Fernández del Barrio—, pero es igualmente importante. Fue diputado, casi siempre en la oposición, y defendió ideas muy avanzadas, como la libertad de prensa o la libertad religiosa. Destacó por ser uno de los artífices de la Constitución de 1869, elaborada por unas Cortes Constituyentes elegidas por sufragio universal, y llegó a ser presidente del Gobierno, además de ministro de la Guerra. Los derechos conseguidos entonces se perdieron a su muerte y hemos tardado mucho en recuperarlos», afirma.

Biblioteca de la Academia de Infantería.
Biblioteca de la Academia de Infantería.

Juan Prim: de soldado a presidente va a ser una exposición muy didáctica, dirigida a un público no especializado. Para ello, se han reunido una gran cantidad de fondos del Museo del Ejército y otros de muy diversa procedencia, como el Archivo General de Simancas, la Biblioteca Nacional, el Congreso de los Diputados, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, la Filmoteca Española, el Museo de Historia de Barcelona o distintas colecciones particulares, sin olvidar las unidades, centros y organismos militares, entre los que destaca la Academia de Infantería (depositaria de una parte de su legado).

Tras dos años de preparación, la muestra se inaugurará el 25 de noviembre y permanecerá abierta al público, de forma gratuita, hasta después de Semana Santa. Además, se verá complementada con un ciclo de tres conferencias (que se impartirán en el Museo): la primera, de Fernando Fernández Bastarreche, sobre el perfil humano de Prim (en octubre); la segunda, de Francisco Ramos Oliver, sobre su perfil militar (en noviembre); la tercera, de José Calvo Poyato, sobre la muerte de Prim y sus consecuencias (en diciembre).

Ya saben si quieren saber y ver la historia del hombre que buscaba un Rey para España, no estaría mal visitar el Museo del Ejército del 25 de noviembre al 12 de abril de 2015, sin olvidarnos de ir a la Academia de Infantería de Toledo y al Cuartel General del Ejército, que entre sus muros, también, está la Historia de España.

Lo dicho, el general Prim nos está esperando.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s