Sin cambiar de Continente

Unidades de la Comandancia general de Ceuta se encuentran listas para desplegar, próximamente, en Koulikoro en el marco de la misión de la Unión Europea para Mali.

El noveno contingente para la misión de entre­namiento de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali) ya está sobre el terreno. El grueso se ha generado sobre la 3ª Compañía del Tabor “Tetuán” —perten­ciente al grupo de Regulares “Ceuta” nº 54— y cons­tituye la Compañía de Protección; así mismo, aporta dos miembros al Equipo de Instructores de Apoyos de Fuego. Este último se completa con otros cuatro com­ponentes del Regimiento mixto de Artillería nº 30, unidad también perteneciente a la Comandancia general de Ceuta (COMGECEU).

Noveno contingente para la misión de entre­namiento de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali)
Noveno contingente para la misión de entre­namiento de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali)

Dos miembros del Grupo de Operaciones Especiales IV se integran en el Equipo de Instructores de Operaciones Especiales. Componentes del Mando de Personal, de la Fuerza Logística Operativa, de los Man­dos de Ingenieros y Transmisiones, de la Brigada de Infantería “Guzmán el Bueno” X y de la Agrupación de Apoyo Logístico nº 11 completan la mencionada Compañía de Protección.

En total, esta nueva rotación está com­puesta por 113 militares, de los cuales 87 pertenecen a la Comandancia General de Ceuta. El despliegue se está llevando a cabo durante la primera quincena de no­viembre.

Hasta llegar a este momento, los militares han seguido un exhaustivo plan de adies­tramiento operativo, que se ha llevado a cabo entre Ceuta (acuartelamiento “Gon­zález Tablas” y las instalaciones de instruc­ción y adiestramiento de la COMGECEU), Almería (campo de maniobras y tiro “Álva­rez de Sotomayor”) y Albacete (Centro de Adiestramiento “Chinchilla”) durante más de cuatro meses.

Noveno contingente para la misión de entre­namiento de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali)
Noveno contingente para la misión de entre­namiento de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali)

La formación específica para esta misión se ha centrado en la formación de conduc­tores de LMV Lince y RG 31, el perfeccionamiento del nivel de inglés y francés, así como la actualización de los especialistas en los citados vehículos. También se ha hecho necesaria una especial preparación sanitaria (evacuación de heridos y protec­ción NBQ-Ébola). Igualmente, el personal se ha instruido en el trato con las fuerzas locales y el personal civil (técnicas y procedimientos de los primeros; costumbres y forma de vida de los segundos).

Por otra parte, esta preparación específi­ca ha incluido también una campaña de seguridad vial, basada en las particulari­dades de la conducción en la zona de ope­raciones (conducción todoterreno y recu­peración de vehículos en ambiente hostil).

Marchas de endurecimiento, ejercicios de tiro de combate diurno y nocturno (ametralladoras ligeras, pesadas…), es­colta de autoridades, establecimiento de check points, reconocimiento de itinera­rios y escolta de instructores, entre otras actividades, completaron esta fase.

Líbano: Segundo decenio

La Brigada “Guzmán el Bueno” X regresa al Líbano cuando acaban de cumplirse 10 años de presencia militar española en aquel país

La Brigada “Guzmán el Bueno” desplegará nuevamente en el Líbano en el mes de noviembre. Lo hace justo cuando acaban de cumplirse diez años de presencia española en esta misión de Naciones Unidas, y será la quinta ocasión en que la Brigada cordobesa aporte el grueso de un contingente. Esto la sitúa a la cabeza en cuanto a número de despliegues en el país de los cedros, por delante del resto de las Brigadas del Ejército.

Líbano: Segundo decenio
Líbano: Segundo decenio

Por tanto, implica repetir escenario para muchos de los integrantes de la rotación que, en este decenio, han sido testigos intermitentes de cómo ha cambiado el Sector Este de la zona en la que trabaja la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL).

El de noviembre será el quinto despliegue de la Brigada X en el Líbano

Al brigada Calero, para quien será su cuarta misión, le llama la atención cómo la zona ha reverdecido en este tiempo, gracias a la reactivación de la agricultura y la ganadería, y el número tan elevado de gente que ha aprendido español con la ayuda del Programa Cervantes. Para los habitantes del sur del país, personajes como Shakira o Carlos Slim, de orígenes libaneses, son una evidencia de que en los países hispanohablantes pueden tener grandes oportunidades y, por eso, contemplan la opción de emigrar a ellos. En ese propósito, conocer la lengua multiplica sus posibilidades. Eso explica que se haya pasado de tener unos cinco grupos de español a los veinte actuales que ofrece el Programa Cervantes.

Pero las cosas no sólo han variado de puertas para afuera, sino también a nivel interno. Por ejemplo, el número de integrantes de los diversos contingentes pasó de ser un millar en los primeros a descender en torno a los 600, precisamente, a partir del tercer despliegue de la Brigada X, en noviembre de 2012. Además, se han sumado militares de otras nacionalidades —salvadoreños, serbios y brasileños—, y de las cuatro posiciones fuera de la base ‘Miguel de Cervantes’, que ocupaban los españoles, se ha pasado a dos.

Líbano: Segundo decenio
Líbano: Segundo decenio

También la propia base ha ganado en estos diez años en calidad de vida. El subteniente Cubero, que por los puestos que ha ocupado en las tres ocasiones anteriores no se ha movido prácticamente de Marjayoun, lo reconoce. «No es como estar en casa, pero la verdad es que está muy bien. Además, aunque desde que somos menos tocamos a más trabajo, también tenemos más sitio en las habitaciones», bromea.

Con el transcurso del tiempo, otro de los vínculos que se han fortalecido, aparte de con la población civil de las localidades de la zona, ha sido con las Fuerzas Armadas Libanesas. Estas han adquirido cada vez mayores competencias, lo que ha permitido reducir las patrullas españolas. El soldado Gómez Domínguez, quien por segunda vez irá como tirador de ametralladora pesada en el Grupo Táctico Ligero Protegido, sabe que eso puede suponer menos actividad para ellos, pero asume que, en estos contextos, «aburrirse es una buena señal».

Preparación

A pesar de la vasta experiencia de la Brigada en esta misión, eso no quita para que hayan tenido que preparar su despliegue como si fuese la primera vez, y completar el programa de seis meses establecido, que ha incluido 26 ejercicios tipo alfa, 2 beta, 2 de puestos de mando, 2 semanas de planeamiento y el ejercicio “Cedro” de evaluación y certificación final, a principios de octubre, que en esta ocasión no se realizó en “Cerro Muriano”, sino en “San Gregorio” (Zaragoza).

Una concienzuda preparación es imprescindible, sobre todo para aquellos, como la sargento García, que debutan en una operación en el exterior. Como va a ir al mando de un pelotón en una sección de fusiles, su labor va a ser muy parecida a la que realiza en el día a día en territorio nacional. El consejo que se ha grabado a fuego es intentar no relajarse con el transcurso de las semanas y la rutina. «Mi mentalidad es estar los seis meses igual de atenta», subraya.

Para quien la preparación ha tenido esta vez un cariz diferente ha sido para los componentes del escuadrón de Caballería que se integra en la XXVI rotación. Esta es la primera vez que dicha unidad sale del nuevo Grupo de Caballería Acorazado “Almansa”, creado en la propia Brigada. Para el capitán Freire —tercera vez en el Líbano y al frente del escuadrón— este cambio ha facilitado la coordinación y cohesión entre todos los componentes desde un primer momento, aunque haya supuesto tener que hacer encaje de bolillos con el uso del campo de maniobras de la base “Cerro Muriano”, muy demandando en estos meses.

Por todo ello, se puede confiar en que, como se dice en la jerga taurina, no haya quinto (en este caso, despliegue) malo.

Blog del Ejército de Tierra