UNO DE LOS NUESTROS

Nadie ignora que los componentes del Mando de Operaciones Especiales son gente valiente que andan desplegados por medio mundo; Malí, República Centroafricana, Iraq, Líbano…;  pero hace unos días en Alicante, esos guerrilleros tuvieron la oportunidad, al recibir la visita de Diego y de su madre Eva, de descubrir a otros dos valientes que cada día saltan de la cama, se ponen su uniforme de luchar y con las armas que les ha dado la vida, viven sus días con fuerza y alegría.

Diego es Asperger y le gustan los trenes y el cuartel de Rabasa, que ve cada tarde cuando vuelve a Campello desde Alicante, donde acude a la asociación ASPALI: ¡Mira, mamá, la base militar de Rabasa! Así que Eva decidió llamar al Mando de Operaciones Especiales solicitando una visita; y como los soldados del MOE siempre están dispuestos a aprender de los valientes le dijeron que cuando quisieran podían acercarse por la base militar.

Allí les esperaba el cabo mayor Emilio García Torralba, días antes se había estudiado lo esencial del síndrome Asperger, una condición de vida donde la persona, que procesa la información de forma diferente, debe aprender a adaptarse a un mundo difícil de entender porque expresa sus mayores dificultades en la interpretación e interactuación social (no comprenden la expresión corporal, el sarcasmo, la ironía, los dobles sentidos…); así como la discriminación de estímulos y percepción de un escenario global; por ejemplo: si entra en un aula donde hay alumnos y está un profesor dando clase, él tardará bastante en interpretar lo que pasa porque sus sentidos le desviarán a cada detalle del escenario (si se cae un lápiz al suelo, el chirrido de la tiza en la pizarra, la tos del niño del fondo, el sol de mediodía que deslumbra…). Y tienen tal capacidad que pueden detectar detalles y cosas que los demás no podemos. Conocerlos es ver lo grandes que pueden ser y lo capaces que son en múltiples campos.

IMG_20171228_130530-01
UNO DE LOS NUESTROS

Y ahora, nos visitaba junto a su madre

El joven Diego desde el primer momento se mostró interesado en todo cuanto rodeaba a la vida de los soldados; visitó el Museo, quiso desfilar como los guerrilleros, se subió en un helicóptero; y cuando le enseñaron el carro de combate no dudó en subir, cuando le explicaron la forma de hacerlo. Eva estaba contenta porque su hijo Diego estaba alegre; y los soldados del Mando de Operaciones Especiales también, por los dos; y porque aprendieron que se puede ser valiente sin ir a lejanos países en guerra; como lo sois tu madre y tú, Diego.

Así que Diego cuando vayas de vuelta a tu casa desde Alicante ya puedes decir: ¡Mira, mamá, la base militar de Rabasa!, Allí están mis amigos del Mando de Operaciones Especiales.

IMG_20171228_134510-01
UNO DE LOS NUESTROS

Conocer a…. ‘Soldado Puertas: Del campo de maniobras al plató’

tierra_digital_030
‘Soldado Puertas: Del campo de maniobras al plató’

El soldado Adrián Puertas no tiene un recuerdo claro de cuál fue el momento en que comenzó su pasión por la interpretación. «Mis primeros recuerdos ya son del grupo de teatro del colegio. El cine vino después, en Bachillerato, mientras estudiaba fotografía y aprendía cómo revelar negativos fotográficos», aclara.

 Más tarde decidió ingresar en el Ejército, porque le pareció «un desafío interesante», lo que con el tiempo se ha convertido en un complemento esencial en su carrera cinematográfica. Sin embargo, reconoce que conjuga ambas con dificultad, ya que los rodajes son exhaustivos: «¡No tienen nada que envidiar a las maniobras y ejercicios de mi unidad!», afirma. Por suerte para el soldado, sus jefes y compañeros del Batallón de Zapadores XII siempre le han apoyado, aunque algunos, matiza, «lo hicieran a la voz de “acuérdate de mí en los Goya”». Además, el militar asegura que la abnegación y el espíritu de trabajo que ha aprendido como zapador le han servido en los platós, «infundiendo confianza y sentido de la responsabilidad a los actores que dirijo o al director que me confía un papel en su producción».

Entre los trabajos que se han convertido en hitos de su carrera, hasta el momento, destaca su cortometraje Reglas, que le ha proporcionado muchas alegrías como director y que, en Corea, gustó bastante. «Aunque, sin duda, lo que mejor me hace sentir es la confianza que depositó en mí como actor el equipo de After Hunt para protagonizar un proyecto de serie para Amazon. También es bonito que, en la Universidad “Rey Juan Carlos I”, alumnos de Comunicación se pasen mi contacto de un año para otro como “actor muy versátil”», explica el militar.

tierra_digital_030_1
‘Soldado Puertas: Del campo de maniobras al plató’

Entre el tipo de papeles que más le interesan al soldado Puertas, se cuentan los dramáticos y de acción, aunque la comedia también le resulta muy cómoda: «Me sigo formando, a día de hoy, en lucha escénica y acrobacia, para mejorar mi trabajo».

Sus modelos a seguir son, sobre todo, Jean Reno en interpretación, que es, sin duda, su actor preferido —«no en vano su filmografía llena las estanterías de mi salón»—; mientras que en el campo de la dirección, Xavier Dolan, Jim Jarmusch o Luc Besson se cuentan entre sus favoritos.

En cuanto a sus proyectos, a corto plazo, el soldado está metido en la producción y dirección de varios videoclips, mientras que se prepara para la producción de su primer largometraje como director: «Mi Profesor es un proyecto que la gente de mi equipo ha calificado de “locura en la que no pueden esperar a meterse”»; la primera entrega de la que será una trilogía que, de momento, cubre el horizonte de su futuro en el cine.

 

Blog del Ejército de Tierra