Conocer a… “DOS LUCHADORES CON MUCHA PEGADA”

El cabo Vilariño y el guerrillero Manchón tienen una historia en común. De niños, a ninguno de los dos les llamaba la atención el fútbol, y por eso buscaron otros deportes más acordes con sus gustos. Ambos acabaron por aficionarse a los deportes de lucha, en los que han acabado destacando y logrando títulos.

Tierradigital25_1
Cabo Vilariño

El primero se proclamó campeón de España de Muay-Thai en la categoría de peso pesado (más de 92 kg) el pasado mes de mayo. Lo consiguió por puntos, tras ganar en la semifinal por KO. Recuerda que, al terminar el combate de la final, no estaba seguro de quién iba a ganar, y cuando el árbitro levantó su brazo le embargó un sentimiento de «emoción, de satisfacción por un trabajo que implica mucho sacrificio y apenas tiene remuneración…» que se llevará consigo para siempre.

En su caso, empezó a practicar Kick Boxing —otro deporte de contacto que le dio el título de campeón de Andalucía en modalidad K1— en Tenerife, a donde llego siendo un niño procedente de Venezuela, su país natal. Pronto comenzó a destacar, debido a su fuerza y agilidad. Llegó incluso a proclamarse campeón de Canarias de K1 en 2009, pero la falta de subvenciones de este tipo de deportes minoritarios le impidió competir en el nacional, ya que todos los gastos de viaje y de estancia en la Península debía costeárselos él.

Tierradigital25_2
Cabo Vilariño

Paralelamente a esta afición, fue dando forma a su vocación, e ingresó en el Ejército en el 2007, como habían hecho antes su hermano y su cuñado.

Su primer destino fue el Regimiento de Artillería de Campaña nº 93. Luego decidió hacer el curso de cabo, y fue entonces cuando tuvo que cambiar de destino y llegó al Grupo de Artillería de Campaña de la Legión, a la 2ª Batería, donde ha seguido creciendo como militar y como luchador. Aunque el cambio le supuso estar casi un año parado, hasta que encontró un gimnasio en Almería para retomar los entrenamientos, la instrucción física diaria en la unidad fue una gran ayuda durante ese tiempo. Y, de hecho, siempre que practican instrucción de combate cuerpo a cuerpo, sus aportaciones son muy valoradas.

Tierradigital25
Guerrillero Manchón

Lo mismo le sucede al guerrillero Manchón, que ha sumado a su palmarés el bronce, en la categoría de menos de 67 kilos, del Campeonato de Europa de Full Contact; se disputó en Santorini (Grecia), también en mayo, y esto supone billete directo para disputar el Mundial del año que viene en Buenos Aires (Argentina), en el que espera poder estar. «En 2013 fui campeón de Europa de Kick Boxing (en menos de 71 kilos) en Austria, pero en aquella ocasión no pude ir al Mundial porque tuve que desplegar en Mali», recuerda.

Tierradigital25_3
Guerrillero Manchón

Lo hizo junto a sus compañeros del Grupo de Operaciones Especiales “Granada” II, donde lleva destinado desde 2011, una unidad en la que el entrenamiento de combate tiene, si cabe, más importancia. Junto a un cabo 1º que practica taekwondo, se encargan de la instrucción en defensa personal del equipo operativo del que forman parte.

Manchón llegó al Mando de Operaciones Especiales, procedente del Grupo Logístico de la Brigada Paracaidista. Lo malo es que compaginar unas rutinas de entrenamiento con la permanencia en un equipo operativo es «muy complicado», reconoce. Aun así, al Campeonato de España fue habiendo entrenado lo poco que le permitió el curso que estaba haciendo para sacarse un carné militar, y la cosa resultó. Quizá en Argentina, y con el apoyo que siempre ha encontrado en su jefe y sus compañeros, la suerte vuelva a sonreírle.

HOMENAJE A LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS

El 30 de junio de 1899 el General Aguinaldo promulgó un Decreto en el que tras exaltar el heroísmo de los soldados españoles que resistieron el asedio de la iglesia de Baler (Iglesia de San Luis) durante 337 días (30 de junio de 1898 al 2 de julio de 1899), ordenó que no fueran tratados como prisioneros sino como amigos, garantizándoles su regreso seguro a España.

Homenaje a los 'Últimos de Filipinas'
Homenaje a los ‘Últimos de Filipinas’

Por eso, cada 30 de junio, considerado como día de la Amistad Hispano-Filipina, varias instituciones de la República de Filipinas, españolas, así como su Ejército, conmemoran el aniversario del sitio de Baler y rinden honores a todos los héroes que allí combatieron. El teniente Martín Cerezo, jefe del Destacamento y sus hombres, sin que se les vea, siguen allí en Baler.

Baler está situado cerca del mar, sobre un recodo, al sur de la ensenada o bahía de su nombre, distante de la playa unos 500 metros y casi ceñido por una corriente, que separándole de aquella y sufriendo las alteraciones del flujo y el reflujo en las dos mareas diarias, suele cambiarlo en isla con las molestas inundaciones de las aguas. (1)

Como viene siendo tradicional, el programa de actos de conmemoración del Sitio de Baler este pasado 30 de junio de 2017 se desarrolló en dos partes. En una primera parte, una Unidad Militar de la 7ª División de Infantería “Kaugnáy” rindió honores frente a la Iglesia de San Luis (Baler), con novedades al Embajador de España y al Ministro de Filipinas, Himnos Nacionales a cargo de una unidad de Música Militar, ofrenda de una corona a los pies de la placa conmemorativa en la fachada de la Iglesia, que recuerda los hechos heroicos de la defensa española de Baler, salva de fusilería y, finalmente, homenaje a los caídos, equivalente al toque de Oración español.

Homenaje a los 'Últimos de Filipinas'
Homenaje a los ‘Últimos de Filipinas’

En ese momento, los soldados españoles y filipinos, que no se les ve pero que siguen allí desde hace 118 años y que cumplieron más allá de lo posible con su deber, recuerdan como únicos los momentos vividos:

Con las primeras luces de la madrugada siguiente nos encontramos una carta que habían dejado cerca de la iglesia. En ella nos decían que depusiéramos las armas para evitar el derramamiento inútil de sangre, puesto que ya casi todas las fuerzas peninsulares habían hecho lo propio y que toda resistencia era temeraria. El escrito no produjo grande impresión. Y nos preparamos para resistir. (1)

A continuación, las delegaciones de ambos países se desplazaron a pie a la Plaza de Baler donde se desarrolló la segunda parte de los actos en la que se pronunciaron los discursos y mensajes institucionales por parte de las autoridades españolas y filipinas. Este año, el tema elegido ha sido “Patrimonio y Diplomacia: Celebrando los lazos históricos y actuales entre Filipinas y España”. Si bien esta es la parte principal de la Celebración, no cabe duda que el homenaje a los Héroes de Baler frente a la Iglesia tiene un mayor valor desde el punto de vista militar e histórico y así lo han recogido los medios de comunicación y redes sociales.

Homenaje a los 'Últimos de Filipinas'
Homenaje a los ‘Últimos de Filipinas’

Los héroes de Baler, que nunca se pierden esta celebración, no saben lo que son las redes sociales, pero sí saben que la memoria tampoco tiene barreras si es construida por la buena voluntad de los pueblos; tal como, cada 30 de junio es escrita por el pueblo filipino y el pueblo español, que ahora viven una estrecha amistad y comparten una sin igual tradición histórica y cultural; pero que combatieron con dureza hace 118 años:

No había pues flanqueo y el peligro aumentaba con los enemigos que, bien a las claras, se iban ya reuniendo en el lugar amenazado. Mi gente se apuraba y ya íbamos a correr la peligrosa eventualidad de una salida, cuando Vigil en un momento de inspiración y de arrebato cogió el revólver, y sacando el brazo por la misma ventana del altar, a riesgo de que pudieran cercenárselo comenzó a disparar perpendicularmente; huyeron estos, colocándose al descubierto; y rompiendo el fuego nosotros desde la sacristía, les obligamos a retirarse por completo. (1)

El acto congregó a otras personalidades como a Jesús Valbuena García, bisnieto del Cabo Jesús García Quijano, uno de los supervivientes de Baler que fue herido en un pie durante el asedio; a Ricky Avanceña, bisnieto del maestro de Baler Lucio Quezon que según algunos historiadores fue fusilado por los rebeldes filipinos en 1898 por su lealtad al gobierno español o el Dr. Carlos Madrid, Director del Instituto Cervantes de Manila, quien ha publicado varios trabajos de investigación y artículos sobre Baler. También asistió una representación de tres españoles miembros de la “Asociación Nacional Los Últimos de Filipinas” que habían sido invitados por el ex-senador Angara para participar en los actos.

Los héroes de Baler no se pierden detalle de la conmemoración de los 118 años de su gesta, y recuerdan que hay momentos muchos más duros que la lucha cuerpo a cuerpo, y que también hay que superar:

Mucho supone con el fragor de la batalla el ataque a la batería formidable; mucho el cruzarse con las bayonetas enemigas, pero aún hay algo más de pavoroso y de irresistible, y de difícil en la tenaz resistencia del que una hora y otra hora, un día y otro día, sabe luchar con la obsesión que le persigue, sostenerse tras la pared que le derriban y no ceder a los desfallecimientos del cansancio. Tal es el mérito de los defensores de Baler, de aquella pobre iglesia donde aún seguía flameando la bandera española diez meses después de haberse perdido nuestra soberanía en Filipinas. Los que hablan de fantasía que lo mediten; los hombres de corazón que lo avaloren. (1)

La representación española este año estuvo encabezada por el Embajador de España en Manila, Luis Antonio Calvo Castaño, a quien acompañaron el Agregado de Defensa, coronel Juan Carlos López Roca y otros Consejeros de la Embajada. Por parte filipina, la representación institucional ha estado a cargo del Ministro de Hacienda, Hon. Benjamin E. Diokno, junto con el Director de la Comisión Histórica Nacional de Filipinas, Rene E. Escalante y otras autoridades de los gobiernos locales de la Provincia de Aurora y la Municipalidad de Baler. De la comunidad internacional han asistido representantes de las Embajadas de Singapur, Camboya, Tailandia y Myanmar.

El acto termina y al Ejército de Tierra español sólo le queda agradecer a la Brigada 703 del Ejército de Filipinas, el apoyo prestado por la 7ª División de Infantería en los actos conmemorativos del Aniversario del Sitio de Baler y el Día de la Amistad Hispano-Filipina; unos caballeros que han recordado una gesta española ocurrida hace 118 años.

Los héroes volverán a recordarse cada 30 de junio, y volverán a formar con los soldados de todos los tiempos para estrechar los lazos de amistad y de la Historia que nos unen a los pueblos de Filipinas y España.

Sabiendo que, Vivos todavía en mi alma, como si dataran de ayer, palpitantes como lo estarán mientras aliente, aquellos once meses de angustia que agonizamos en la iglesia de Baler, creo que le debo a mi patria una relación de lo sucedido entre aquellas cuatro paredes, último resto de su dominio en Filipinas. (1)

Homenaje a los 'Últimos de Filipinas'
Homenaje a los ‘Últimos de Filipinas’

 (1) El texto señalado en cursiva y negrita pertenece al libro de memorias, El Sitio de Baler (Notas y recuerdos) del capitán de Infantería don Saturnino Martín Cerezo. Taller Tipográfico del colegio de Huérfanos. 1904. Guadalajara.

Blog del Ejército de Tierra