CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

Los seres humanos poblamos la tierra desde hace millones de años, y, aunque hemos intervenido mucho sobre su superficie, y no siempre para bien del medio en el que nacemos y vivimos, somos plenamente conscientes de la inmensa fuerza con la que la naturaleza puede manifestarse cuando se dan las circunstancias para ello. Los casos más recientes hablan del terremoto y consecuente tsunami en la costa japonesa del año 2011.

Ese terremoto fue un terremoto de magnitud 9,0 que creó olas de maremoto de hasta 40,5 metros. El terremoto duró aproximadamente 6 minutos según los sismólogos, y ocurrió a causa de un desplazamiento en proximidades de la zona de la interfase entre placas de subducción entre la placa del Pacífico y la placa Norteamericana. Dos días antes, este terremoto había sido precedido por otro temblor importante, pero de menor magnitud, ocurrido el miércoles 9 de marzo de 2011 en la misma zona de la costa oriental de Honshū, Japón y que tuvo una magnitud de 7,2. La Agencia de Policía Nacional japonesa confirmó 15.845 muertes, 3,380 personas desaparecidas y 5,893 heridos. El 92.5 % de los fallecidos murieron ahogados. Estas son las escalofriantes cifras del terremoto y tsunami de Japón, aparte de los cuantiosos daños en hogares, infraestructuras, comunicaciones, agricultura y ganadería, etc.

Preparados para ayudar en catástofes
Preparados para ayudar en catástofes

En la mañana del día 23 de agosto, la zona centro de Italia, país relativamente cercano al nuestro, sufrió, por segunda vez en siete años, tras el terremoto de L’Aquila del 6 de abril de 2009, otro movimiento sísmico de un nivel de gravedad parecido, ya que el terremoto de este año ha alcanzado un 6.3 en la escala de Richter por 6.7 del anterior.

Si en el terremoto de L’Aquila se produjeron 308 fallecidos y más de 1500 heridos, en este la cifra de fallecidos ya se eleva a 250, a falta de finalizar las labores de rescate de aquellas personas atrapadas bajo los escombros de sus viviendas. Sólo unos cincuenta kilómetros separan a las zonas de ambos terremotos.

Cuando esto sucede, nos preguntamos si nosotros estaríamos preparados en España para afrontar un movimiento sísmico de una magnitud similar al acaecido en el centro de Italia. En la Directiva de Defensa Nacional del año 2012, actualmente en vigor, se destaca, como una de las directrices a seguir, la de dar prioridad a la preservación y grado de disponibilidad de las capacidades de las Fuerzas Armadas en orden a, entre otras, a apoyar a las autoridades civiles en caso de emergencia.

Los Ejércitos han sido y son utilizados no solo para ejercer la «acción ex­terior del Estado», sino también para actuar en el interior, interactuando con el resto de las organizaciones estatales e instituciones en múltiples facetas, muy especialmente en proporcionar garantía de bienestar y se­guridad a sus propios ciudadanos. Aunque la Unidad Militar de Emergencias (UME), fundada en el año 2005, es una Unidad adiestrada para afrontar este y otros muchos tipos de emergencias, la gran versatilidad y movilidad, unido al despliegue por todo el territorio nacional de las Unidades del Ejército de Tierra las han hecho desde siempre aptas para llegar a la mayor celeridad posible al origen de una catástrofe.

Equipo cinológico
Equipo cinológico.

Recae en el General Jefe de la UME, Unidad compuesta por personal de los Ejércitos y la Armada, la figura de Autoridad Militar de Coordinación de Emergencias (AMCE), responsable de materializar y coordinar la actua­ción de las Fuerzas Armadas. Para ello debe preparar los correspondien­tes planes operativos ante los posibles riesgos contemplados en la nor­mativa de la Protección Civil. El AMCE debe igualmente coordinar con las autoridades civiles implicadas en la emergencia las actuaciones de las unidades bajo su mando, así como evaluar la necesidad de eventuales apoyos de otros medios del resto de las Fuerzas Armadas y, en caso ne­cesario, tramitar su solicitud.

El AMCE designa al Coordinador Militar de la Emergencia (CME), respon­sable de la ejecución de las tareas o cometidos asignados a las unidades participantes en apoyo de las autoridades civiles. Normalmente esta de­signación recae en el jefe del Batallón de Intervención de la UME en cuyo ámbito geográfico se desarrolla la actuación. El CME ejerce, al mismo tiempo que el mando de sus propias unidades, el control táctico de otras unidades de las Fuerzas Armadas que eventualmente se le pudieran atri­buir para colaborar ante una emergencia, así como de coordinar con las autoridades civiles sus actuaciones.

La cabo primero Rocamora es guía de Naia
La cabo primero Rocamora es guía de Naia

Para coordinar los apoyos que la UME pueda necesitar del resto de las Fuerzas Armadas, la Directiva crea la figura de la Autoridad Militar de Coordinación de Apoyos (AMCA), cuya designación corresponde al jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra. Aparte de la citada coordinación, el AMCA ejerce el control operativo de las unidades reseñadas en el mencionado Catálogo de Capacidades y Medios puestas a disposición de la UME, y transfiere su control táctico al AMCE, de acuerdo con los proce­dimientos establecidos.

En caso de que las capacidades adicionales que requiera el GEJUME no estén incluidas en el catálogo, la solicitud se debe efectuar directamente al JEMAD, quien a su vez requerirá dichos medios a los Ejércitos y Arma­da, y eventualmente a otras autoridades del Ministerio de Defensa.

Ejemplo de que todas estas prevenciones funcionan lo tenemos en el terremoto de Lorca, acaecido el 11 de mayo de 2011, con una magnitud de 4,5 en la Escala de Richter y un saldo de nueve muertos y 167 heridos. Un total de 420 efectivos militares se desplazaron al día siguiente a la localidad murciana para trabajar en las tareas de búsqueda, rescate y ayuda. Los efectivos pertenecían a la Unidad Militar de Emergencia (UME) con 320 personas, y 80 al Ejército de Tierra.

El Grupo Táctico se conformó sobre la base del Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM) III de Bétera (que aportó al dispositivo de emergencias una compañía de búsqueda y rescate con perros, y una sección de Ingenieros, que se desplazaron a Lorca para montar un campamento de damnificados con capacidad para acoger, según las necesidades, entre 500 y 1.000 personas.

Asimismo, por parte del Ejército de Tierra,  se generaron una serie capacidades en dos fases en apoyo a la UME, siendo las Unidades de la Región de Murcia; el Regimiento de Artillería Antiaérea nº 73, Unidad de Servicios del Acuartelamiento Tentegorra, ambas de Cartagena y III Bandera Paracaidista   y Unidad de servicios de Acuartelamiento Santa Bárbara , estas de Javalí Nuevo, las primeras en ser activadas para prestar los mencionados apoyos, y que consistieron en tiendas colectivas, literas, diverso material de campamento y medios de transporte, así como personal para su instalación y mantenimiento.

En una segunda fase, inmediata a la anterior, se activaron otros apoyos próximos a esta localidad procedente de la Brigada de la Legión de Almería y consistente también en material de campamento.

En todo momento los militares de las unidades mencionadas cumplieron sus cometidos demostrando ante tales adversidades un gran espíritu de servicio, profesionalidad y disciplina

Estamos, pues, preparados. Pero preferimos que no nos llamen, es la mejor prueba de que no ha sucedido nada grave. Nuestro abrazo a las familias de los fallecidos en Italia y nuestros deseos de pronta recuperación de los heridos y de rescate inmediato de los desaparecidos que falten por localizar. Italia, siamo con voi.

Álvaro de Zunzunegui.

EL INICIO DE TODO

Los seres humanos somos personas de memoria selectiva. Esto quiere decir que tendemos a acordarnos de vivencias, momentos y detalles del pasado que han generado un sentimiento o una emoción en nosotros, lo que hace de esas experiencias algo único e irrepetible y, por tanto, digno de ser recordado y frecuentemente compartido.

La primera vez. ¿A quién no le han preguntado por alguna de ellas? El primer beso, el primer trabajo, el primer triunfo…siempre nos acordamos de esos pequeños puntos de inflexión en nuestras vidas, de esa primera vez que experimentamos algo nuevo. Están siempre en los primeros puestos de nuestro ranking de memoria selectiva.

Ayer se han grabado muchos primeros recuerdos para los cerca de 400 alumnos de nuevo ingreso de la Academia General Militar, que, por vez primera en la mayoría de los casos, acceden a la carrera militar. Ayer fue el día en que, con el acceso a la puerta del Centro de Enseñanza Militar zaragozano,  una nueva vida se abre para estos alumnos, pertenecientes en su mayoría al Cuerpo General del Ejército de Tierra y a la Guardia Civil, pero con futuros miembros, asimismo, del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos, del Cuerpo Militar de Sanidad, del Cuerpo de Música Militar o del Cuerpo de Intendencia.

Incorporación de los alumnos a la Academia General Militar
Incorporación de los alumnos a la Academia General Militar

Son proyectos de carrera distintos, pero siempre con la ilusión de servicio a España. Tendrán planes de estudios diferentes, pero todos se emocionarán en el primer toque de oración que escuchen en el Patio de Armas, o en el primer izado de Bandera, o la primera vez que vistan el uniforme. Muchas primeras ocasiones para grabar en el disco duro de nuestra experiencia vital.

No todos llegarán al final del camino. La carrera no va a ser corta, ni fácil. Les esperan años de estudio de títulos de grado como el de Ingeniería de Organización Industrial para los alumnos del Cuerpo General, de sacrificio, de interiorización de tácticas, técnicas y procedimientos militares, de vivir en su propio ser el compañerismo, la disciplina, todos esos valores que le forjarán como líder de un grupo de hombres y mujeres en el cumplimiento de misiones que le exigirán mental, psíquica y físicamente.

Alumno en la peluquería de la AGM
Alumno en la peluquería de la AGM

Pero el día 18 de agosto siempre lo recordarán. La mayoría de los que ayer cambiaron los vaqueros por el mimetizado, los zapatos por las botas, la ropa de colores vivos por el verde boscoso, el despertador ocioso por el toque de diana, y los sueños por la realidad, no olvidarán fácilmente el inicio de todo. Su inicio como soldados de España.

Fase de acogida, orientación y adaptación
Fase de acogida, orientación y adaptación

Sus familias tuvieron la oportunidad de acompañarles al principio de la mañana y recorrer algunas de las instalaciones de la Academia. Así, han podido constatar que el Ejército pone todos los medios a su alcance para, en colaboración con el Centro Universitario de la Defensa de la Universidad de Zaragoza, y de otras instituciones civiles y militares, conseguir una formación de excelencia que les proporcione la base sólida en la que apoyar sus futuros pasos en el Ejército de Tierra.

Les deseamos a todos la mejor de las suertes y les damos la bienvenida a la familia militar, y a una vida apasionante de esfuerzo, de compromiso y de entrega.

Álvaro de Zunzunegui.

Blog del Ejército de Tierra

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores