CONOCER A… SOLDADO DOMÍNGUEZ

«Con Ron voy a trabajar, al cine o al centro comercial»

Ana Vercher / Madrid

Existen muchas maneras de ser solidario, y el soldado Domínguez
—destinado en el Regimiento “Alcázar de Toledo” nº 61— ha escogido la de ser familia de acogida de un cachorro de la Fundación ONCE. Junto a su pareja y después de una larga espera, Domínguez recibía el 23 de diciembre de 2021 a Ron: una cría de labrador que vivirá con ellos durante un año. «Debido a la gran demanda que hay y al minucioso proceso de selección, han tardado dos años en asignarnos un perro, pero la espera ha merecido la pena», señala el soldado.

Durante este año, y antes de que vuelva a la Fundación para aprender a ser perro guía, Ron va a ser un miembro más de la familia «mientras aprende a socializar, así como ciertas pautas que le ayudarán a desarrollar mejor el trabajo que va a desempeñar después», señala Domínguez. Esa es una de las razones de ser de esta actividad, ya que si bien durante sus 12 primeros meses de vida el perro no está preparado para entrenarse, sí que es fundamental que adquiera ciertas habilidades sociales y educativas que orienten su aprendizaje. «Uno de los aspectos más relevantes es que el perro debe salir cada dos horas, aproximadamente, por lo que está siempre con nosotros», puntualiza el soldado, algo que no sería posible sin la ayuda de los superiores y compañeros de Domínguez, al que apoyaron en esta aventura desde el primer día. Así, Ron lo acompaña cada día a su trabajo. Afortunadamente, se trata de un cachorro «muy bueno, que se ha acostumbrado en apenas tres días a los horarios» y que, poco a poco, hará lo mismo con ciertas pautas como la de hacer sus necesidades entre los coches aparcados, para que, si el invidente a quien acompañe no pudiese recoger los excrementos, que no queden en la vía pública. También debe habituarse a estar con otros perros y personas para que no se asuste cuando vaya a trabajar como guía: «Este tipo de perros van más allá de ser animales de compañía, son herramientas de trabajo, por lo que la forma de educarlos es completamente distinta», apunta Domínguez.

Con Ron no solo va a trabajar, sino que también lo lleva al cine, al centro comercial o cuando sale con los amigos. En definitiva, lo acompaña en su día a día, «lo que hará imposible que no se suelte alguna lágrima el día que haya que devolverlo a la Fundación». Pero lo hará orgulloso, ya que se trata de un voluntariado que da grandes satisfacciones «no solo por ver lo rápido que aprende el cachorro, sino, sobre todo, por saber que todo el trabajo realizado durante un año va enfocado a ayudar a una persona», mantiene Domínguez. Tanto es así, que este militar por vocación, miembro del Ejército de Tierra desde 2001, ve «muy aconsejable vivir una experiencia como esta, especialmente si se tienen niños, porque estos perros requieren aún más implicación y responsabilidad que uno normal». Además, el hecho de no elegir al perro ni saber nada sobre él —ni el sexo, ni el color, ni su nombre— hace que lo que de verdad importe sea la labor que se va a desarrollar.

Una experiencia «maravillosa» que seguro repetirá en dos o tres años y que se suma a la lista de voluntariados que este licenciado en Farmacia ha llevado a cabo, principalmente en el ámbito de la salud. Entre ellos, se incluye su colaboración con el Samur-Protección Civil, con la UVI (Unidad de Vigilancia Intensiva) y el VIR (Vehículo de Intervención Rápida) del SUMMA 112 y con la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid).

PARA SABER MÁS…

La Fundación ONCE del Perro Guía tiene como finalidad criar y adiestrar perros guía para personas con ceguera o deficiencia visual grave y contribuir así a la mejora de su autonomía y la seguridad de sus desplazamientos. La Fundación presta sus servicios a personas con discapacidad visual de toda España y cuenta con un centro de cría y adiestramiento ubicado en Boadilla del Monte (Madrid), donde dispone de instalaciones destinadas a albergar a los perros, dependencias administrativas y una residencia para acoger a los solicitantes de perro guía durante el curso de formación que deben realizar. Más información, en la web www.perrosguia.once.es/es/quienes-somos/la-fundacion, donde se incluye el formulario para solicitar ser familia de acogida de un cachorro.

La campeona contracorriente

Álvaro Val / Madrid

Aránzazu Aranega Benítez (Santa Cruz de Tenerife, 1957) -aunque prefiere que la llamen Arancha– es funcionaria del Ministerio de Defensa, destinada como secretaria del jefe del Mando de Canarias, general Alejandro Escámez. Además de esta faceta laboral, Arancha es una nadadora reconocida a nivel nacional e internacional, campeona en disciplinas como las aguas abiertas o piscina.

«La natación es la superación de problemas personales, de días malos, de sentirme chiquitita y sentirme grandiosa. Es mi tabla de salvación». Así describe Arancha su vínculo con este deporte. Una relación que la lleva a su niñez, cuando su padre la obligó a hacer deporte y, como había una piscina cerca, empezó a nadar.

Sin embargo, los éxitos no han sido inmediatos. Ella dejó el deporte una vez entrada en la adolescencia, por problemas de visión. Posteriormente, se mudó a Madrid para tratarse la vista, y para iniciar los estudios en Ingeniería Técnica Agrícola -aunque no los terminó- y después preparar las oposiciones a Técnico de la Administración. Su vuelta a las piscinas se debió al diagnóstico de tres hernias discales durante su tercera década de vida. Hasta la fecha, estuvo 20 años sin nadar, desde los 16 hasta los 36 años.

Desde entonces, Arancha no ha parado de batir récords de España en piscina -en pruebas individuales y de relevos- y en aguas abiertas. En esta última disciplina, algunos de sus grandes hitos han sido cruzar el Estrecho de Gibraltar tres veces a nado, así como intentarlo en el Canal de la Mancha en el 2008. En aquella ocasión, el temporal hizo que no acabase la prueba, pero, si hubiera sido por ella, seguramente lo habría conseguido.

De quedarse con una de las dos disciplinas, Arancha prefiere aguas abiertas, por el desafío que supone: «¿Conoces ese momento en que, cuando vas a nadar, sientes el cansancio y te irías a tu casa, pero finalmente te pones a ello y, cuando sales, te sientes como nuevo? Pues eso me pasa a mí con las aguas abiertas». Se considera alguien con miedo y nervios al principio de las competiciones, pero acaba sacando lo mejor de sí misma gracias, en parte, al apoyo y consejo de su entrenador desde hace casi 20 años, Tomás Barreda.

Él es quien, actualmente, le programa los entrenamientos, que realiza con una frecuencia de 4 días por semana, durante una hora y media al día -independientemente del campeonato o disciplina que tenga que afrontar-. Tomás, en definitiva, le ha permitido alargar su carrera y alcanzar el máximo rendimiento.

Su medallero, naturalmente, es extenso, así como su colección de récords. Los más recientes, los que ha superado este año en Mataró (Barcelona), en las disciplinas de 3000, 1500 y 800 metros individuales, con sus respectivos oros. Anteriormente, había ganado seis en el XXVII Campeonato de España “Open” de Invierno Natación Máster, celebrado en Pontevedra, en febrero.

Es consciente de la gran suerte que ha tenido al conseguir resultados, ya que hay muchos nadadores que entrenan duramente y se quedan en el camino: «Otras personas entrenan igual que yo y no lo consiguen nunca. ¿Cuántas Mireia Belmonte ha habido? Una. ¿Cuántos entrenan como ella? Cientos», declaró.

A los 64 años, Arancha está preparándose para el Campeonato de España de Aguas Abiertas, que se celebrará en el lago de Bañolas (Gerona), el 21 de mayo. Ese es el reto más inmediato de los que tiene por delante la veterana nadadora, donde buscará superarse nuevamente.

Mando de Canarias

En un ámbito alejado del agua y de las competiciones, Arancha se jubila en septiembre de su puesto como secretaria en el Mando de Canarias, en el que lleva desde 1985.

Tiene pensado, por fechas cercanas a su retiro, pasar por el Cuartel General del Ejército de Tierra (en Madrid) para saludar a los jefes que ha tenido a lo largo de su dilatada carrera en el Ejército, el cual lleva presente en todos sus recuerdos y agradecimientos, junto al de todos sus entrenadores y compañeros.

Blog oficial del Ejército de Tierra